4 abril, 2017 - Marketeros de Hoy

El-Delegado-de-Protección-de-Datos.png

Daniel Rodriguez-PeralDaniel Rodriguez-Peral4 abril, 20177min1760

La identidad, el ser yo mismo a través del tiempo, supone una narración que en el ámbito de internet queda recogida en el correo electrónico (esa gran base de datos donde se puede conocer toda la actividad que llevamos a cabo en la red).

Pero también en la nube y en el rastro que deja un píxel en el navegador y que puede seguirse en base a la analítica.

Mi email durante mi época universitaria estaba siempre con avisos y sanciones sobre la devolución de libros de la biblioteca, dejando claro que era un desastre… 🙁

Ya no sólo somos consumidores, sino que nos hemos convertido en datos y la capitalización de este conocimiento de los usuarios en base al uso de los datos supone un nuevo modelo de poder y negocio para las empresas, más allá del capital dinerario.

Esta situación se encuentra acentuada por el auge del internet de las cosas (IoT) y de las ciudades inteligentes, donde los sensores pueden recopilar información sobre el tráfico o la actividad de las personas, permitiendo a las empresas ofrecer soluciones aún más personalizadas a los usuarios.

Surge entonces una identificación entre memoria, identidad y marketing, que ciertamente puede causar cierta inquietud a los ciudadanos.

La nueva directiva europea de protección de datos, que será de aplicación a partir de mayo de 2018, pretende devolver a los ciudadanos el control de sus datos y garantizar ciertos estándares de protección en el desarrollo de la actividad en el entorno digital en la Unión Europea.

Además, presenta algunas normas mínimas sobre el uso de datos para fines judiciales y policiales.

El auge del Internet de las cosas #IoT permite a las empresas ofrecer soluciones mucho más… Clic para tuitear

Traerá consigo varias modificaciones y nuevas figuras, derechos y obligaciones que refuerzan la transparencia en el uso de los datos y la responsabilidad activa.

De este modo, surgen el derecho al olvido, donde el interesado tendrá derecho a obtener sin dilación indebida del responsable del tratamiento la supresión de los datos personales que le conciernan o el derecho a la portabilidad.

Derecho a transmitirlos a otro responsable del tratamiento; la privacidad por diseño y por defecto; y la obligación de realizar evaluaciones de impacto con carácter previo a la puesta en marcha del tratamiento de datos.

Sin embargo, una de las cuestiones más interesantes es la aparición de la figura del Delegado de Protección de Datos (DPO, por sus siglas en inglés).

El Delegado de Protección de Datos, un nuevo perfil digital

El nuevo reglamento obliga a las empresas a designar un (DPO), lo que abre un abanico de posibilidades para los profesionales especializados protección de datos.

Sus funciones serán informar y asesorar al responsable o, en su caso, al encargado del tratamiento y a los empleados de sus obligaciones y supervisar su cumplimiento.

Además ofrecen asesoramiento para la evaluación de impacto, cooperar con la autoridad de control y actuar como punto de contacto de la autoridad de control para cuestiones relativas al tratamiento.

Un buen DPO debe tener formación en Derecho, Seguridad Informática y #Marketing Clic para tuitear

Para ello, las empresas deberán deberán facilitarle los recursos necesarios, teniendo en cuenta la naturaleza, el alcance, el contexto y fines del tratamiento.

En cuanto a qué empresas se verán obligadas a contar con esta figura. Lo tendrán que hacer aquellas de más de 250 empleados, si realiza operaciones de tratamiento que requieran un seguimiento habitual y sistemático de los interesados a gran escala o si las actividades principales del responsable del tratamiento consisten en la gestión a gran escala de categorías especiales de datos personales o relativos a condenas e infracciones penales.

El DPO podrá no ser un profesional autónomo, pero desempeñará sus funciones de manera… Clic para tuitear

La idea de la incorporación de este perfil, que se erige en una especie de defensor del cliente, es la de dar más fuerza a la seguridad en el tratamiento de los datos y garantizar el cumplimiento de la LOPD.

Expectativas laborales

El delegado de protección de datos será designado atendiendo a sus cualidades profesionales
y en concreto, a sus conocimientos en derecho y protección de datos.

Aunque, la AEDP no ha establecido un sistema de certificación para acceder a la profesión, tener formación en derecho puede ayudar mucho, aunque también en seguridad informática y marketing.

Según los datos de la Asociación Internacional de Profesionales de la Privacidad (IAPP), se requerirán solo en Europa unos 75.000 DPOs, aunque la norma afectará también a otros países no pertenecientes a la Unión Europea a partir de 2018.

En cuanto al salario de estos profesionales, altamente cualificados, se estima que alcanzará una cuantía sumamente interesante debido a las grandes sanciones que puede conllevar hacer un mal uso de la información.

Esto llevará a las empresas a realizar muchas contrataciones y a más de uno a replantearse su orientación laboral.

La nueva normativa tardará aún un año en entrar en vigor, pero las empresas ya deberían ir realizando acciones encaminadas a adecuarse a ella y los profesionales ir formándose.

 


Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies