14 frases de Warren Buffet para ayudarte en la vida y en los negocios

Frases-de-Warren-Buffet-para-la-Vida-y-los-Negocios.png

Emilio Barreda23 Junio, 201715min2500

Warren Buffet es desde hace ya muchos años la tercera fortuna más grande del planeta. Su negocio es invertir a largo plazo en todo tipo de negocios y compañías, así es como ha llegado a tener una fortuna estimada de unos 58 billones de dólares.

Este hombre lo tenía claro desde bien pequeño porque ya en su infancia comenzó a vender periódicos (algo que hacían muchos niños en su época) pero ya apuntaba maneras porque al poco tiempo comenzó a contratar a más niños para que le ayudasen a vender más periódicos en un área más grande.

Otro de sus negocios de niñez fue comprar paquetes de Coca-Colas para posteriormente vender las unidades a los transeúntes.

Con veinte años ya comenzaba a tener más dinero que la media nacional en su época.

Y de esos comienzos hasta hoy. Este octogenario tiene mucha experiencia acumulada y tú puedes aprender un poco de sus aciertos y errores para conseguir triunfar en lo tuyo, por eso he seleccionado unas pocas frases que resumen su filosofía de vida y sus principios en los negocios.

Espero que aprendáis mucho.

 

1.- Regla nº 1: nunca pierdas dinero.

Regla nº2: no olvides nunca la regla nº1

Parece una obviedad pero nunca está de más tenerlo presente. En mi vida he conocido empresarios que cubrían las pérdidas de unos negocios con las ganancias de otros.

Al final el saldo es a favor pero muy mermado por mantener negocios que no generan más que pérdidas.

Si tu negocio no funciona cámbialo, haz que funcione o dedícate a otro negocio.

 

2.- El riesgo viene de no saber lo que estás haciendo

Si conoces tu negocio, tu nicho de mercado, el comportamiento de tus clientes… puedes tomar decisiones que para otros parecerán arriesgadas y para ti algo lógico y natural.

La ignorancia, el no saber qué pasará si…, hacen que cualquier decisión (en la vida o en los negocios) se tomada como un riesgo que puede salir bien o puede salir mal.

Si estás bien preparado, con toda la información relevante y las cosas claras el riesgo desaparece de la ecuación.

 

3.- De los billonarios que he conocido, el dinero sólo resalta sus rasgos básicos.

Si eran idiotas antes de tener dinero, son idiotas con un billón de dólares.

El dinero hace a la gente más rica pero no más inteligente. En mi tierra se dice que el que nace tonto, vive tonto y muere tonto. Y de esos hay que alejarse, sobre todo si tienen dinero porque un idiota sin dinero es un simple idiota.

Pero un idiota con dinero puede tener más peligro que un chimpancé con dos pistolas.

 

4.- Siempre supe que iba a ser millonario. Creo que no lo dudé ni un minuto.

Una de las características principales de todo triunfador. Da igual la faceta de la vida o los negocios en los que queramos fijarnos. Una persona que triunfa en el deporte, en los negocios, en la vida tiene siempre una idea muy clara en su cabeza.

Tiene una determinación por llegar a la meta que se ha fijado y no ceja en su empeño hasta conseguirlo. No se rinden, no van dando bandazos.

Fijan un objetivo y lo persiguen, modificando estrategias, utilizando los medios a su alcance, dando pequeños rodeos… pero siempre con la determinación de lograr sus objetivos.

 

5.- Es siempre mejor pasar el tiempo con gente mejor que tú. Escoge asociados cuyo comportamiento sea mejor que el tuyo e irás en esa dirección.

En España se dice: “maestro de todo, aprendiz de nada” Si te crees mejor que cualquiera no intentarás aprender de los demás (que considerarás inferiores) y terminarás desfasado, arruinado y solo.

Si te rodeas de gente mejor preparada que tú podrás aprender de ellos y convertirte en mejor persona, mejor empresario. Una frase que se le atribuye también a Warren Buffet pero que no he podido confirmar es: contrata a los mejores y déjales hacer su trabajo.

Te harán ganar dinero y aprenderás más.

Nadie puede saber de todo, ser un maestro en todas las facetas, tú tampoco. Déjate aconsejar por gente que sabe más que tú, déjales hacer su trabajo y saldrás ganando.

 

6.- Toma veinte años construirse una reputación y cinco minutos arruinarla.

Una mala decisión puede arruinarte la vida en un minuto, o en cinco como dice Warren Buffet. Por eso hay que ser constantes en nuestra vida y en nuestros negocios.

Crear una buena marca personal es muy bueno para encontrar trabajo, socios, colaboradores, clientes… Con una mala decisión todo eso se viene abajo y toca empezar de nuevo.

 

7.- Las oportunidades vienen con poca frecuencia. Cuando llueva oro, saca el cubo, no el dedal.

Las oportunidades hay que saber identificarlas y aprovecharlas al máximo. Porque nunca sabrás qué habría pasado si…

Un ejemplo de esta frase soy yo mismo. Cuando me ofrecieron colaborar en esta revista digital aportando mi tiempo para escribir un artículo al mes por amor al arte algunos me comentaron que, gratis, mejor que trabaje Rita.

Yo lo vi como una oportunidad de ayudar a unos magníficos profesionales y mejores personas y, de paso, una forma de darme a conocer yo como profesional. Pasan los meses y lo que siembras comienza a dar sus frutos.

 

8.- Si llevas media hora jugando al póker y todavía no sabes quién es el pardillo de la mesa, el pardillo eres tú.

Hay que saber identificar las batallas que puedes librar. Si te metes en un negocio en el que tienes todas las papeletas para perder será que es más que posible que te toque el premio gordo y pierdas hasta la camisa.

El error no es haberlo intentado, el error es darse cuenta de la derrota y seguir peleando.

Un soldado herido pero vivo siempre podrá librar nuevas batallas.

 

9.- Nunca preguntes a un peluquero si te vendría bien un corte de pelo

La respuesta del peluquero parece lógica ¿no? Claro que te viene bien un corte de pelo. Y ya de paso un cambio de imagen, un masaje en el cuero cabelludo y usar estas u otras mascarillas para darte volumen y tacto sedoso a tu pelo… Y luego vas tú y le pagas la factura.

Antes de confiar en el criterio de otro tienes que saber las necesidades e intereses de esa persona, porque su respuesta dependerá de sus necesidades y circunstancias, no de las tuyas.

 

10.- Si sigues haciendo las cosas de la misma manera, seguirás obteniendo los mismos resultados una y otra vez.

Somos animales de costumbres, nos cuesta mucho cambiar pero es algo muy necesario la mayoría de las veces. Sobre todo en los pequeños negocios, en los negocios de barrio, es fácil comprobar cómo el comerciante se queja de la falta de clientes o de beneficio pero no hace cosas diferentes para cambar esa situación.

Aquí viene al pelo otra frase que los más maduritos estudiamos en clases de filosofía en el instituto: el tronco del árbol te impide ver el bosque.

Si algo no funciona y no sabes ni qué es ni cómo cambiarlo, lo más inteligente es pedir asesoramiento a alguien que sepa más que tú y que te pueda dar una perspectiva de tu negocio de una forma más profesional, menos apegada a la costumbre.

 

11.- No se puede hacer un buen trato con una mala persona.

Esta frase pocas explicaciones necesita. El que es tonto, nace tonto y muere tonto. Lo mismo con las malas personas.

El que es mala persona no tendrá mi confianza para los negocios porque en cualquier momento me la jugará en su propio beneficio o, simplemente, en mi perjuicio.

 

12.- Si compras cosas que no necesitas pronto tendrás que vender otras  cosas que necesitas

Muchas veces nos volvemos esclavos de artículos y objetos que no nos sirven realmente para nada y eso nos endeuda impidiendo comprar o tener otras cosas que sí necesitamos, o necesitaríamos tener.

Warren Buffet, con algo más de veinte años, allá por los años 50 del pasado siglo, se compró una casa en su ciudad natal. Hoy en día, a sus ochenta años y muchos billones de dólares más rico, sigue viviendo en ella.

Conocí durante la burbuja inmobiliaria a una persona que se compró un coche de muy alta gama con todos los extras, le puso un seguro a todo riesgo y compró un garaje cerrado para que no “durmiera en la calle”.

No pasó mucho tiempo hasta que el pobre diablo no sacaba el coche porque no se podía permitir ni la gasolina (18 litros a los 100km consumía el joío deportivo)

Al final me llamaba a mí para hacerle de chofer.

 

13.- No importa el talento o los esfuerzos, hay cosas que llevan su tiempo. No puedes producir un bebé en un mes dejando embarazadas a nueve mujeres.

Junto con la constancia, la paciencia es uno de los rasgos más característicos de los triunfadores. Esta frase es lo suficientemente descriptiva para que todos entendamos su significado.

Hay cosas que requieren un tiempo de maduración y ahí de poco importa el dinero, el talento o los esfuerzos.

Si quieres sacarte el carnet de conducir deberás esperar hasta los 18 años; si quieres entrar en la policía deberás tener la edad requerida…

Si quieres tener experiencia deberás vivir y quemar etapas en tu vida.

 

14.- Si no se cometen fallos no se pueden tomar decisiones.

Esta frase me recuerda mucho a otra: Yo nunca pierdo. Unas veces gano, otras aprendo.

Y es que los fallos también son parte del aprendizaje. Una parte muy dura, sí, pero también necesaria para hacer las cosas mejor, y de una manera diferente, a próxima vez.

Los errores de hoy son mejores decisiones mañana.

 

Y hasta aquí hemos llegado hoy amigos. Espero que ahora seáis un poco más sabios que cuando empezasteis a leer este artículo.

Así que ya lo estáis comentando, dejando frases que os han ayudado en vuestra vida, y compartiendo el artículo en todas vuestras redes sociales,

¡Que conozca mundo y llegue a todos los rincones del planeta!

Nuestro agradecimiento a Shutterstock por la imagen de portada


claves-del-exito-de-tu-comercio-electronico-emilio-1.png

Emilio Barreda15 Junio, 201721min3374

Hace unos meses el imparable Ismael Ruiz me pidió una colaboración para su blog y escribí un artículo con ejemplos de famosos que lograron triunfar y, en algunos casos, ganar mucho dinero bien pasada la barrera de los 40 años.

Por ese artículo me felicitaron mucho pero siempre con la misma coletilla: son famosos, eso no es lo normal, son excepciones…

Yo nunca he definido el éxito como la acumulación de riquezas, de millones en el banco o debajo del colchón. Eso, al final de tus días, de poco te va a servir.

Para mí, conseguir el éxito empresarial es lograr que tus sueños se hagan realidad y tu empresa consiga los beneficios que te mereces; pero también que tu trabajo, tu pasión, tu sueño deje de ser un trabajo, un sueño.

Cuando consigues disfrutar de lo que haces, trabajar en lo que te apasiona, y consigues dinero para mantenerte a ti y a los tuyos, para disfrutar de la vida y de tu trabajo, ya sea ganando millones por segundo o unas monedas, eres un triunfador.

Porque no te has conformado con lo de todos, porque has tenido el coraje de intentarlo una y otra vez hasta conseguirlo.

Conseguir el Éxito es lograr que tus sueños se hagan realidad haciendo lo que te apasiona. Clic para tuitear

En esta ocasión os quiero mostrar el ejemplo de un emprendedor desconocido por el gran público. No es famoso porque no es futbolista o actor de moda, simplemente es un emprendedor.

Todo un ejemplo a tener en cuenta cuando te plantees tirar la toalla porque creas que no se puede.

En 1.997 un agricultor de 34 años de un pueblo de 700 habitantes de la provincia de Teruel (una de las regiones más deshabitadas, deprimidas y envejecidas de España) se apunta a un curso de una Asociación de Empresarios para aprender a usar el correo electrónico.

Su nombre: Ricardo Lop Moliner y esta es su historia.

 

La historia de un Emprendedor con actitud

Ricardo es de los míos cuando dice “en la vida todo es cuestión de actitud” Así se maneja él, así vivo yo y así deberías pensar tú también.

Pero retomemos la historia porque es francamente interesante.ricardo lop moliner

Como os decía, Ricardo Lop era (y a día de hoy sigue siéndolo también) un agricultor y ganadero en su pueblo natal, Castelserás, un pequeño pueblo de 700 habitantes con una media de edad muy elevada.

Pocos jóvenes se quedaban por la zona para labrarse un futuro y ningún empresario en su sano juicio pensaba en esa localidad para montar una empresa.

Con todo y con eso una asociación de empresarios de la comarca compró 10 ordenadores, contrató a un informático y se dedicaron a ir por los pueblos de la comarca enseñando el manejo del correo electrónico a las pocas personas que mostraban cierto interés en el tema.

Para triunfar en la vida, todo es cuestión de actitud by @EmilioBarredam Clic para tuitear

Cuando esa serie de cursos de formación llegaron a Castelserás, nuestro protagonista no dudó en apuntarse y acudir para recibir ese conocimiento (aprender a manejar un correo electrónico, a estas alturas parece que nos niños nacen sabiendo mandar y recibir correos electrónicos y poca gente ha necesitado un cursillo para mandar uno).

El caso es que Ricardo Lop, sentado delante del ordenador preguntó cómo se encendía “ese cacharro”, y cuando lo aprendió se quedó perplejo.

Según él mismo cuenta en todas sus charlas (ahora también es un reputado conferencista) se le vino el mundo encima porque “el mundo entero estaba a un solo click”.

“Cualquier cosa que busques por internet ya hay alguien que la está vendiendo desde cualquier parte del mundo”. Si difícil era venderle algo a sus vecinos ahora veía que desde el ordenador podían comprárselo a otro, lo que complicaba todavía más poner un negocio en su pueblo, o no.

Lo mismo que sus vecinos podían comprar cualquier cosa desde el ordenador y que se la trajeran desde cualquier parte del mundo, existía la misma posibilidad: que desde Castelserás se vendiese cualquier cosa y se mandase a cualquier parte del mundo conocido.

En ese momento le preguntó al informático si él podría hacerle un comercio electrónico “de esos”. El informático dijo que sí, que sin ningún problema:

– ¿Y qué es lo que quieres vender el él?

– No lo sé todavía, pero tú ponte a construirlo ya, no pierdas más tiempo…

 

La construcción del Imperio de Ricardo Lop en Internet

Palabras textuales suyas. Como sabía que el comercio online podía ser una solución para una localidad tan pequeña como su pueblo ya tenía la idea, ahora había que dotarla de contenido.

Ni corto ni perezoso se fue hasta Alcañíz, donde su hermano tenía una armería. Entró, se fue directo al estante de los catálogos y cogió uno al azar.

Era de cuchillos y navajas. Así nació Aceros de Hispania y hoy es el mayor vendedor mundial de navajas, espadas y armaduras medievales.

armaduras aceros hispaniaLa nave ganadera de su pueblo ha sido reconvertida en una empresa de logística y atención al cliente con nueve personas trabajando para él.

En la actualidad tiene más de 40.000 clientes, vende a más de 140 países y tiene una empresa con una tasa de morosidad cero, porque no sale un solo artículo que no se haya cobrado antes.

En estos momentos su comercio electrónico aparece en la primera posición en las búsquedas de Google cuando alguien, en cualquier parte del planeta, busca navajas o espadas. Y eso sin pagar un céntimo en publicidad.

 

Conclusiones del emprendimiento de Ricardo Lop

De este ejemplo se pueden extraer varias conclusiones:

1.- Si se quiere, se puede. Da igual las dificultades con las que te encuentres, si no las conviertes en excusas para no hacerlo ya encontrarás la manera de solucionarlo.

2.- Internet y el comercio electrónico es el presente y debería serlo para todas las empresas que quieran labrarse un buen futuro. Pero es mucho más importante para el comercio tradicional.

Si un agricultor de Teruel sin conocimientos previos de internet, ni de comercio electrónico, ni de navajas… es capaz de convertirse en el número 1 mundial de su sector, cualquier comerciante que ya domina una de las tres “patas” del negocio lo debería tener mucho más fácil.

Internet y el #eCommerce es el presente y tú también puedes aprovechar sus ventajas Clic para tuitear

La actitud es lo que marca la diferencia. Porque los conocimientos siempre pueden ser adquiridos, o contratar a profesionales que hagan lo que tú no sabes hacer.

3.- La constancia, la paciencia, el sentido común y creer en tu idea es lo que al final hizo que su negocio funcionara. Tres años tardó la tienda online en empezar a generar algo de dinero.

Tres años en los que se invertía el dinero que se tenía y no se obtenían beneficios: “la suerte es que teníamos poco dinero porque de tener mucho, mucho habríamos perdido”.

4.- Trabajo, trabajo y trabajo y, además, constante. Si tienes una idea y la quieres llevar a buen puerto no puedes remar hoy y dejarlo todo un mes; luego pasarte una semana remando como un loco y otros tres días de descanso.

Una vez que tomas la decisión de empezar a andar no hay que dejar de moverse en ningún momento. Unas veces tendrás ganas de correr y correrás; otras veces tendrás ganas de correr y habrás aprendido que es mejor dosificar fuerzas; otras veces tendrás ganas de parar e irás más despacio… pero siempre en movimiento.

De las muchas conferencias que Ricardo Lop imparte a lo largo de toda España se pueden sacar las claves de su éxito en comercio electrónico.

Yo las resumo en seguir aplicando el sentido común. La venta online no deja de ser una venta y eso es algo que el hombre lleva haciendo algo así como 5.000 años.

Tendrá sus peculiaridades y sus “cosas”, pero aplicando el sentido común de cualquier venta se tiene mucho ganado. Y si visitamos cualquier tienda online, sea del sector que sea, venda lo que venda, podemos ver que muchas de ellas no aplican las claves que Ricardo Lop cree que son los pilares de su triunfo.

 

Las 5 claves del éxito en comercio electrónico

Él mismo dice que lo primero que hay que hacer es “librarse de las barreras mentales” que nosotros mismos nos imponemos. Muchas veces somos nosotros los que desestimamos una idea con cualquier excusa.

En comercio electrónico siempre pensamos en las dificultades técnicas de los envíos, el idioma, los impuest, etc.

1. No te cierres puertas

Si vas a vender online no hay que cerrar puertas. Las dificultades y los problemas se van solucionando  y se van resolviendo conforme van llegando.

Si quieres triunfar con tu #eCommerce, comienza por librarte de tus 'barreras mentales' Clic para tuitear

Abrir una tienda online y vender sólo en la España peninsular (como hacen infinidad de comercios electrónicos) es una de las mayores tonterías que puede hacer alguien que quiera ganarse la vida vendiendo por internet.

Si has tomado la decisión de vender online tienes todo el mundo como posibles clientes de tus productos.

Luego comprarán o no comprarán, pero no seas tú quien les impida tener esa posibilidad. Si uno de la Patagonia argentina quiere comprarte un mechero de un euro y pagar doscientos de portes dale esa posibilidad, no es tu problema que al argentino le salga el mechero por 201€.

Si está dispuesto a comprarlo ¿vas a ser tú quien se lo impida?

2. Facilita la Usabilidad (UX) de tu tienda online

La segunda clave para el éxito de su comercio electrónico dice Ricardo que es lo que los expertos ahora llaman “usabilidad”.

La presunta desventaja de no tener ni idea de comercio electrónico, de informática o de internet, Ricardo Lop lo ha convertido en una poderosa herramienta de ventas: cuanto más sencillo, mejor.

Él piensa que cualquiera con acceso a internet puede, y debe navegar, por su sitio sin perderse, entendiendo todo lo que hay y pudiendo comprar sin mayores dificultades o trabas.

3. Ten “tu casa bien ordenada” para que encuentren tus productos

Muchas veces vemos comercios electrónicos muy bonitos visualmente pero con una enorme dificultad a la hora de navegar por los submenús, con un montón de secciones que distraen de lo que realmente interesa al comerciante online, que es vender sus productos.

Facilita al usuario la #Usabilidad de tu #eCommerce: cuanto más sencillo sea, mejor Clic para tuitear

En Aceros de Hispania hay más de 14.000 referencias repartidas en un puñado de secciones y listos. No se necesita más que tener la “casa bien ordenada”.

Ni ventanas emergentes, ni registros en newsletters, ni anuncios por todas partes… Artículos, artículos y artículos. Y debajo de cada artículo su botón de comprar bien grande.

4. Pide sólo los datos necesarios para la compra

Dentro de la usabilidad podríamos englobar otra de las claves de su éxito. Ellos no piden datos innecesarios. Lo que les importa es vender: quieren saber qué es lo que venden, cómo lo quiere pagar el cliente y dónde hay que enviárselo. Les da igual si eres hombre o mujer, si eres alto o bajo, si tienes teléfono, cuál es tu DNI, etc.

Les importa bien poco saber si tu abuela fuma. Sota, caballo y rey.

¿Quieres comprar una espada? ¿La has pagado? ¿Dónde te la mandamos?

5. La Atención al Cliente y al Proveedor

Por último hay que referirse a un pilar fundamental en el éxito de esta empresa: la atención al cliente y la atención al proveedor.

Ricardo Lop afirma que su bandeja de correo electrónico debe estar vacía siempre y en todo momento. Correo que recibe, correo que contesta al momento.

Cualquier cliente puede mandar una petición de presupuesto (a él y a otras doscientas tiendas online más) aquí el primero que contesta puede ser el que consiga la venta.

Lo mismo ocurre con las incidencias, si un pedido llega deteriorado, el cliente manda un correo que tarda varios días en ser contestado son varios días que le das al cliente para preocuparse, enfadarse y comenzar a soltar bilis por las redes sociales.

Quiero hacer ver con esta anécdota que muchas veces las grandes multinacionales tienen todos los medios económicos y personales para dar un buen servicio y no lo hacen. Cualquier empresa, grande o pequeña debe resolver dudas, quejas y preguntas a cualquiera a la mayor brevedad posible. Y eso Ricardo Lop lo entendió desde el minuto uno porque veía internet primero como un usuario, como un cliente potencial.

Y si con la atención al cliente se consiguen ventas con la atención al proveedor también se consigue dinero. En este mundo en el que todos nos relacionamos o ganamos todos con el intercambio o no gana nadie.

Si presionas al fabricante para que te venda más barato, te regale producto, te cobre más tarde, etc., puede llegar un momento en el que no le intereses como cliente y te impida vender sus productos.

No creo que haga falta explicar nada más. Las organizaciones empresariales puedes ser grandes multinacionales con un complejo funcionamiento o una pequeña tienda de barrio.

Al final todo se limita a vender tu producto, en este caso a venderlo por internet. Y eso está al alcance de cualquiera porque para montar una tienda online no se necesita una gran inversión económica.

Espero haber sido lo suficientemente claro y sencillo para que cualquier comerciante de cualquier parte del planeta tenga claro que el futuro no es internet: ¡Internet es el presente!


Copia-de-cumple-3-meses-1-2.png

Emilio Barreda30 Mayo, 20179min1062

Emprender está de moda, no hay duda de eso ya pero ¿tú estás seguro de que te merecerá la pena?

Hoy me he desayunado leyendo la noticia del aumento del paro en el primer cuatrimestre en 2.017 y me ha venido a la mente una pregunta: ¿cuántos de esos nuevos desempleados son emprendedores que han fracasado en su intento y que han quedado arruinados de por vida?

Esas estadísticas no aparecen por ningún lado, parece ser que hay un interés especial en contar sólo una parte del cuento, pero no la historia completa.

En mi blog profesional hace unos días publiqué un artículo donde doy 9 razones y un consejo para no ser emprendedor. Todas ellas razones muy válidas, pero seguro que hay muchas más.

Pero lo fundamental es que se ha convertido el emprendimiento en un negocio muy lucrativo. Mucha gente, muchas instituciones, muchas asociaciones… ganan mucho dinero “enseñando” a emprender.

Y creo que a un emprendedor no hay que “enseñarle”, hay que apoyarle, hay que asesorarle… ¿Os imagináis?:

  • Tú, ¿qué eres?
  • Estudiante de medicina, y ¿tú?
  • Estudiante de emprendimiento.

No sé, no me cuadra.

Un emprendedor debería ser aquella persona que tiene la voluntad de poner en práctica una idea de negocio basada en sus habilidades personales, sus conocimientos, sus hobbis…

Si no se tiene lo básico por mucho que asistas a cursos, escuelas de formación y talleres de cualquier tipo no creo que consigas gran cosa.

En este punto creo que empiezo a pensar que el emprendedor nace, no se hace. El emprendedor puede ir adquiriendo la experiencia y los conocimientos; los contactos y el dinero necesarios para llevar a buen puerto su idea.

Pero si no tiene esa idea inicial y la voluntad férrea de llevarla a cabo se dará por vencido o lo vencerán a la primera de cambio.

Ser emprendedor es muy duro

 

Emprender lo están vendiendo como una idea muy romántica en un mundo feliz pero hay que ver lo tozudas que son las estadísticas, que se empeñan en demostrarnos que casi el 90% de los intentos llevan al fracaso.

Es lo primero que debieran decir los profesores a sus alumnos en esos talleres de formación de nuevos emprendedores, para que se vayan acostumbrando a la cruda realidad con la que tendrán que bregar todos los días.

Dicho lo cual debo decir que emprender, haciendo algo que te gusta, que te apasiona; hacer todos los días algo que te llena…eso, eso no tiene precio. Luego vendrá la cuestión de si te da de comer o te sirve para poder irte de vacaciones o comprarte un coche.

Serás pobre, pero feliz. Y eso es mucho.

Un emprendedor lo es las 24 horas del día pero si te gusta lo que estás haciendo se te pasan las horas y suelen ser tus allegados los que te informen de que ha llegado la hora de comer, o que hay que irse a la cama; o que ya es domingo y toca comida familiar.

El emprendedor de verdad, el que pone en práctica algo que le apasiona, el que convierte sus habilidades personales en su profesión; el que convierte su pasión en una forma de vida…no está pensando en si ha trabajado ocho horas o doce.

Se trabajan las que haga falta, y alguna más por si las moscas.

Claro que no hay días libres en el emprendimiento pero cuando eres libre y te dedicas a lo que te gusta ¿no es esa la mayor libertad?

El emprendedor debe controlar un poco sus horarios para poder amoldarse al mundo en el que vive (me contó uno una vez que sin darse cuenta comenzó a llamar a sus proveedores a las cinco de la madrugada, qué queréis, él ya llevaba una hora trabajando y necesitaba datos de entregas)

También hay que dedicar tiempo a familiares y amigos, que al final son los que te apoyarán en las buenas y en las malas. No dejes de saludar mientras vayas subiendo porque serán las mismas personas que tendrás que saludar cuando vayas bajando.

 

El duro trabajo de emprender

Emprender es muy duro y si no te gusta lo que haces se termina convirtiendo en una condena.

La cantidad de trabajo y problemas a resolver sólo son asumibles por los verdaderos emprendedores que ven en cada problema un reto a solventar y encuentran una íntima satisfacción con la superación del bache. Cada día es una carrera de obstáculos que hay que afrontar con la mejor de las sonrisas y el mejor de los ánimos.

En eso se diferencian los emprendedores de raza de los que han emprendido lo mismo que podían haber seguido quejándose en la cola del paro o en el bar.

Si fuese fácil emprender habría que ser muy tonto para no ser emprendedor. Pero con las mentiras o las medias verdades que se cuentan hoy en día ese parece el camino que llevamos.

Una de las cosas más duras del emprendimiento es la incertidumbre. El día a día es algo por descubrir. Nadie te asegura un sueldo fijo, ni ingresos suficientes. Por muy bueno que seas, por muy bien que hagas las cosas siempre tendrás la incertidumbre de si tu trabajo dará los frutos deseados y, sobre todo, si los dará cuando has planificado que tiene que darlos.

Porque de nada te sirve que tu empresa despegue hasta el infinito o más allá diez años después de muerto ¿no?

No quisiera alargar mucho más este artículo. Lo que quisiera transmitir con él es que el emprendimiento hay que tomárselo en serio. Hay que hacer un trabajo previo para ver si vales o no para ello porque no todo el mundo puede hacer cualquier trabajo.

Estamos limitados por múltiples factores y sólo conociendo nuestras capacidades, filias y fobias, nuestras limitaciones, podremos saber si toleraremos la frustración, los problemas, los cambios, los tiempos… que desarrollar una idea de negocio conlleva.

No quiero desanimar a nadie para que se lance al emprendimiento, lo que sí quiero es que haga con el emprendimiento lo mismo que haría si decide hacer otra cosa:

  • Si me mareo al ver sangre ¿me voy a poner a estudiar medicina?
  • Si tengo claustrofobia ¿me haré minero?
  • Si me dan asco los bichos ¿estudiaré veterinaria?
  • Si me asusta la velocidad ¿intentaré ser piloto de F1?

Imagen de portada de Freepik


como-emprender-con-pocos-recursos.png

Emilio Barreda29 Marzo, 201710min500

Este mes, en mi cruzada quijotesca por ayudar al pequeño comercio a entrar en el siglo XXI, he asistido a una conversación entre un comerciante y un desempleado que parecían concursantes del ‘Un, Dos, Tres’:

Por 25 pesetas: excusas para no moverse de donde se está:

✅ La crisis.

✅ Las subvenciones públicas que no llegan.

✅ Los clientes que no aprecian mis productos.

✅ Los precios de los productos.

✅ Los bancos.

✅ …

El pequeño comercio puede ser el germen de una gran multinacional si se sabe trabajar duro Clic para tuitear

Ya hace tiempo que un viejo economista me insistió en que no perdiera el tiempo con el pequeño comercio: “Mira, Emilio. El pequeño comercio es pequeño por algo”:

✅ Pequeña mentalidad.

✅ Pequeña ambición.

✅ Pequeña visión de futuro.

✅ Pequeños recursos.

✅ …

Pero yo sé que todo pequeño comercio puede ser el germen de una gran multinacional, sólo hay que saber trabajar con lo que se tiene hacia la dirección que se quiere.

motivacion para el emprendimiento

Esta fotografía es casi mi carta de presentación. Para mi desgracia casi nadie la entiende (y así me luce el pelo)

Así que me he decidido esta vez a escribir un poco los ejemplos que emprendedores nos dieron en el pasado y así poder demostrar, a cualquiera que quiera entender, que si se quiere, se puede.

Emprender con lo que tengas es posible y muy lucrativo

Hasta que llegó nuestra actual crisis, todas las escuelas de negocios y facultades de económicas si referían a la crisis del 29 como la Gran Crisis. La mayor crisis económica que había padecido la humanidad en su conjunto.

Pues bien, en esas circunstancias unos comerciantes si hicieron ricos vendiendo armas. Esas armas unas veces se utilizaban para defender negocios y casas y otras para suicidarse.

Pero el caso es que un emprendedor vio una oportunidad de negocio en la desgracia de la crisis y supo aprovechar la oportunidad que se le brindaba.

Haz lo que puedas con lo poco que tengas y donde quiera que estés... pero hazlo #Emprendedores Clic para tuitear

Emprender después de una guerra civil

El día de Navidad de 1.939, meses después de finalizar la Guerra Civil española un salmantino que vivía en Madrid abrió un colmado en la plaza de Callao.

En una ciudad devastada por los bombardeos y destrozada su población tras tres años de guerra civil este hombre no tenía tiempo de quejarse de los precios,

Tampoco tenía tiempo para percatarse de que el gobierno no daba subvenciones al emprendimiento, o que los clientes tenían otras cosas más importantes en la cabeza que comprar en su tienda…

Vio una oportunidad de abastecer de alimentos a una población hambrienta pero sin recursos y se las ingenió para traer desde Guijuelo embutidos y jamones con los que alimentar a los madrileños.

A pesar de la hambruna durante y después de la guerra parece ser que sus clientes no querían comprar las partes iniciales y finales de los embutidos. Se veían “feas” y no las querían.

Este tipo de emprendedor, de los que buscan una solución a cada problema, ideó una solución:

En vez de vender al peso esas partes que su clientela desechaba, las vendería en bocadillos para los obreros que por allí pasaban. Para que pudiesen comer rápido y barato un producto de calidad.

Pero bocadillos muchos bares en Madrid tienen, y muy ricos los de calamares. Así que pensó en la diferenciación de su competencia. Pensó que sus bocadillos no ser harían con la barra de pan normal que todo el mundo compraba.

Los haría con pan inglés (una especie de pan de molde) y así consiguió que sus bocadillos fuesen más fáciles de comer porque no tenían corteza dura.

Y una población envejecida por la guerra, que no tenía la dentadura para muchos esfuerzos, premió su idea.

Ese colmado empezó a vender más bocadillos que embutidos al peso así que puso una barra y empezó a despachar la comida lista para comer, en casa, en el trabajo o en algunas de las mesas que también puso por el local.

Así nació lo que hoy seguimos conociendo como Rodilla,… y sus famosos sándwiches. 78 años de historia avalan su idea de negocio.

Y todo esto sin una subvención pública; sin una política activa para el fomento del emprendimiento; sin tarifas planas para la contratación de personal…

Barreiros, ejemplo de cómo emprender con lo que tengas

Otro ejemplo de emprendimiento español lo tenemos en el industrial Barreiros. Con numerosos premios y reconocimientos por su industrialización de España durante los años 50 y 60 del pasado siglo.

Los jóvenes que lean este artículo poco sabrán de este constructor de camiones, autobuses, tractores y coches.

Todavía a 2.017 se puede ver algún tractor de los suyos labrando algún terreno por los pueblos; los de Bimbo han restaurado alguno de sus camines de reparto de esa marca y funcionan perfectamente.

De este emprendedor hay que destacar dos cosas: que trabajaba con lo que tenía y que consiguió triunfar (aunque brevemente) a pesar de todo.

Barreiros comenzó rectificando motores de camiones para transformarlos de gasolina a diesel porque no tenía ni el capital ni la tecnología suficiente para construir sus propios motores.

Luego tenía el capital y la tecnología pero no podía construir sus propios camiones. Sería competencia directa de la constructora estatal Pegaso y el gobierno bien se encargó de impedirle tener las licencias y los permisos necesarios para poder ser un constructor de camiones, tractores y autobuses.

Así que compraba coches y les ponía sus motores; comparaba autobuses, y les ponía sus motores…

Emprender en cualquier tiempo

El concepto de emprender no tiene tanto que ver con el ciclo económico en el que se encuentre el emprendedor sino de adaptarse a las circunstancias y trabajar con lo que se tiene enfilando la meta marcada y amoldándose a las circunstancias.

Un charcutero convertido en el rey de la comida rápida madrileña después de la Guerra Civil.

Muchos no habrían emprendido nada; otros abrían optado por tirar las partes que no querían comprar sus clientes y abrían repercutido esa pérdida en el precio final del producto.

Con el otro ejemplo pasa lo mismo. Lo que quería Barreiros era construir camiones y autobuses fiables y duros que aguantaran las carreteras de la época.

Pero sin dinero para construir una fábrica y con el gobierno en contra para que la estatal Pegaso no tuviese competencia se las ingenió para lograr su fin.

En este caso sus alianzas estratégicas con la Chrysler estadounidense fue su medio para conseguir el fin pero también su perdición, ya que al final fue la Chrysler la que se quedó con el negocio y terminó vendiéndolo por partes a la Renault y a la Citröen.

No todas las historias de emprendimiento terminan bien, pero de todas ellas se puede aprender algo. Es mejor escarmentar en cabeza ajena que sufrir en carnes propias los errores que otros, antes que tú, ya cometieron.

Pero no te olvides nuca de que puedes lograrlo si aplicas una única regla:

 

 


triunfar-sin-tener-talento.png

Emilio Barreda2 Marzo, 20179min1080

En otros artículos publicados para diferentes blogs me he centrado en demostrar cómo el talento, la determinación y la vocación por un trabajo terminan dando su fruto.

En el artículo escrito para Emprendedores famosos de Ismael Ruiz os ponía ejemplos de personas que tenían muy claro lo que querían y no cejaron en su empeño hasta conseguirlo, pasando una vida muy perra hasta que consiguieron el reconocimiento que pretendían, la fortuna que anhelaban …

Para Marketeros de hoy os propuse el ejemplo de Sylvester Stallone, una persona a la que todos rechazaron e intentaron convencer de que jamás podría ganarse la vida como actor porque era un pésimo intérprete.

Y, al final, parece ser que sí pudo vivir (y vivir muy bien) como actor.

Pero, ¿qué pasa cuando no se tiene una vocación clara? ¿se puede triunfar cuando no se sabe lo que se quiere?

Carecer de talentos que poner al servicio de una empresa parece que es un grave problema para triunfar en la vida.

Pero todos tenemos talento en algo, la cosa es encontrarlo y ponerlo a trabajar en la dirección adecuada. Por eso en este artículo os quiero explicar esto de los talentos siguiendo un poco la vida de un personaje que ahora todos conocéis.

Si os hablo de Dwayne Douglas Jhonson muy pocos sabrán quién es. Si os hablo de La Roca, a más de uno se le iluminará la bombilla. Pero si os hablo de El regreso de la Momia, El Rey Escorpión… ya os empezará a sonar más.

Pues este tipo no quería ser actor.

Nunca se lo propuso, nunca sintió esa “vocación”, nunca tomó clases de interpretación y en ninguna biografía he leído que participase en las funciones del colegio.

Vio una oportunidad y no la dejó escapar. Pero,…

¿Cómo llega el triunfo a alguien sin un talento concreto?

Siempre tendemos a pensar que desde pequeños algo nos llama la atención, ya sea dibujar, escribir, investigar, algún tipo de deporte… y que a eso tenemos que dedicar nuestra vida. Y es verdad que a mucha gente le pasa eso.

Han tenido la suerte de tener las cosas claras desde muy tierna edad y han enfocado su vida desde el principio a conseguir ese fin, a triunfar como cantantes, escritores, futbolistas, arquitectos, cocineros…

Pero en el ejemplo que nos ocupa no ocurre eso. Dwayne Jhonson es hijo y nieto de luchadores de lucha libre, esa mezcla de deporte y teatro que tanto gusta sobre todo en Norteamérica.

Eso le podía predisponer a ser él también un luchador, pero no le llamaba la atención.

A los 16 años ya media 196 cm y pesaba 100 kilos, se había dejado un ridículo bigotillo y llevaba a sus espaldas más de diez arrestos por los más diversos delitos y faltas.

Era una mole macarra y hortera que sólo sabía meterse en problemas cuando se dejó convencer para jugar al futbol americano en el instituto (aquí sus biografías hablan de muchos cambios de institutos pero no dicen si era expulsado por mal comportamiento o por traslados familiares)

El caso es que vio la oportunidad de utilizar su masa corporal para hacer algo más que robar y dar palizas. Y no le fue mal la cosa, poco tardaron los ojeadores de las universidades en fijarse en él y en ofrecerle becas de estudio para que jugara al fútbol para ellos.

Otra oportunidad que tampoco desperdició. Se decidió por la universidad de Miami, que jugaba en una liga universitaria muy fuerte y eso le predisponía a dar el salto a la liga profesional de fútbol americano.

Con su universidad consiguió el campeonato de liga y justo cuando iba a dar el salto a profesional… se lesiona la espalda.

Para una cosa que se le daba bien hacer y no era ilegal y se truncan sus expectativas por una lesión que le apartaba de ese mundo de un plumazo.

A pesar de eso fichó por un equipo profesional canadiense pero dos meses antes de comenzar la liga rescindieron el contrato. Su lesión era incompatible con la práctica profesional de ese deporte.

A esas alturas de su vida, cuando ya todo parecía encaminado y con un buen rumbo hay que amoldarse a las circunstancias y volver a fijar nuevas metas y objetivos.

Cuando el viento cambia de dirección o te adaptas o te paras.

Así fue como no le quedó más remedio que intentar dedicarse a la profesión familiar, a pesar de que no era lo que él quería. Se puso a entrenar y consiguió entrar en el mundo de la lucha libre. Y en ese mundo sí que triunfó, a lo grande.

No me voy a parar a hacer un listado de sus campeonatos ni sus peleas porque no es el caso. Muchas.

Cuando empezó a destacar en esa nueva profesión fue invitado a un programa de televisión junto con otros luchadores, a él le tocó hacer la presentación de sus compañeros ante el público que estaba en el programa y ante los teleespectadores.

Dwayne vio otra oportunidad y no la quiso pasar por alto. Su presentación y cómo se desenvolvía delante de las cámaras llamó la atención de productores y directores de cine y televisión que pronto lo llamaron para ver si podía aparecer en cameos en sus series de televisión.

Y como la lucha libre americana tiene mucho de teatro La Roca ya estaba preparada para ese mundillo.

Primero apareció en alguna serie de televisión sin mucha repercusión pero le propusieron aparecer en una película para el cine y aceptó encantado. La película fue El regreso de la momia y su éxito fue fulgurante.

Al año siguiente protagonizó la precuela de esa película y se convirtió en el actor novato mejor pagado con 5 millones de dólares en sus bolsillos.

Y así hasta ahora, el año pasado la revista Forbes lo proclamó el actor mejor pagado de 2.016 así que se puede decir que ha triunfado, ha conseguido llegar al éxito a pesar de no tener un talento claro, una vocación determinada.

Lo que sí tiene, el talento oculto que lo ha llevado hasta donde está, es ver las oportunidades y no dejarlas escapar, no creerse derrotado o fracasado por no conseguir lo que se había propuesto en cada momento.

Las cosas se intentan, si no salen, pues se intentan otras.


stallone.png

Emilio Barreda8 Febrero, 201715min930

En este artículo que quiero explicar la historia de Sylvester Stallone, una persona que fue de fracaso en fracaso hasta el éxito final.

Su ejemplo de tesón podría inspirarte en tu día a día porque en este artículo te hablaré de un tipo capaz de escribir, producir, dirigir e interpretar cosas como esta:

 

Sylvester Stallone: todo en contra desde el nacimiento

Sylvester Stallone (Nueva York, 1.946) no ha tenido nada fácil eso de la vida. Su cara, más bien su parálisis facial, es fiel reflejo de la dura vida que ha tenido desde el mismo momento de su nacimiento.

Porque problemas en el parto y unos fórceps mal utilizados seccionaron un músculo facial que le dejaron vivo pero con la mitad de su cara, incluida la lengua, paralizada.

Y si además naces en el seno de una familia muy humilde; con un padre inmigrante italiano de profesión peluquero, y una madre cabaretera; con continuas peleas maritales; en el Nueva York de 1.946; eres mal estudiante además de conflictivo…

Tienes, o pareces tener, todas las papeletas para ser un bala perdida, carne de presidio o morir joven en alguna disputa.

Y por ahí apuntaba la vida de Sylvester. Un niño conflictivo y mal estudiante que fue expulsado de 14 colegios. No destacó en nada y poco era lo que le gustaba hacer. Eso sí, se entretenía y participaba en las funciones del colegio, era lo que un poco más le llamaba la atención.

Su paso por la universidad de Miami

Después de pasar un curso en un colegio estadounidense en suiza decidió que su mundo sería la interpretación y gracias a una beca deportiva (ya hacía tiempo que cultivaba su cuerpo con los músculos que ha lucido toda su vida) consigue acceder a un curso de interpretación en la universidad de Miami.

Allí cursa estudios de 1.967 a 1.969. Pero lejos de mejorar sus dotes interpretativas o despuntar como actor con proyección, a sus veinte años, sus profesores le aseguraban que la interpretación no era lo suyo: más bien bajo (1,77cm) parálisis facial en media cara.

Media lengua paralizada que le impide hablar y pronunciar correctamente, arrastra las palabras; musculoso de más para los cánones de belleza masculina de la época… Lo tenía todo nuestro protagonista para fracasar en su sueño.

En busca de la gran oportunidad

Tras su paso por las clases de interpretación, y durante las mismas, participó en numerosas representaciones teatrales de muy escasa aceptación.

Consiguió aparecer en un pequeño papel muy secundario en una película de Woody Allen; hizo una aparición en una serie de televisión de mucho éxito como fue Kojack.

Pero no se le abrían las puertas. Se presentó al casting de El Padrino y fue rechazado…

Sylvester tuvo que vender su perro por 25$ a un desconocido para poder sobrevivir Clic para tuitear

A muy duras penas conseguía sobrevivir de la interpretación así que empezó a escribir guiones y mandarlos a todas las productoras. Sistemáticamente eran rechazados por todas ellas.

Si no conseguía ser buen actor tampoco parecía que escribir guiones fuese a sacarle de pobre.

Para poder comer algo llegó a protagonizar dos películas pornográficas que tampoco le granjearon buena fama como actor porno ni grandes sumas de dinero, pero le permitieron seguir intentándolo por un tiempo más.

En el fondo del pozo

En 1.975, ya con 29 años a sus espaldas y nueve intentando ser actor, Sylvester Stallone está en una situación crítica. No le quedan más amigos a los que pedir ayuda; su mujer le suplica todos los días que busque un trabajo y abandone toda pretensión de ser actor, que no es lo suyo.

Afirmó en alguna ocasión que por aquella época sólo conseguía tener unos 20 dólares en el banco.

Y fue en ese año, en marzo, cuando se dio cuenta de que había llegado a tocar fondo.

Un día, sin dinero, sin nada en el estómago, ni posibilidad de conseguir comida se dio cuenta de que su fiel compañero y amigo, su perro Butkus, llevaba unos días también sin comer.

Tomó conciencia de su situación y decidió que su perro no debía sufrir las consecuencias de su vida. Así que se metió en una tienda de licores y consiguió vender el perro por 25 dólares a un desconocido que le aseguró que lo alimentaría correctamente.

Salió de la tienda llorando amargamente. Había tenido que desprenderse del único ser vivo sobre la faz de la tierra que le seguía fielmente.

Había tocado fondo en su afán de perseguir el sueño de ser actor, y un buen actor, de los que viven bien gracias a sus interpretaciones.

Fue el momento de replantearse su vida, de ver si merecía la pena seguir persiguiendo un sueño del que todo el mundo quería hacerle despertar porque no tenía ni físico ni dotes interpretativas.

El combate de su vida

A finales de marzo de ese fatídico año de 1.975 las casualidades de la vida hicieron que asistiera a un combate de boxeo entre Muhammed Ali, en aquella época el mejor boxeador de todos los tiempos, contra un “viejo” y desconocido Chuck Wepner, boxeador que ya había llegado a los 37 años y que jamás había ganado ningún título importante en toda su carrera profesional, eso sí, había sido derrotado (generalmente por K.O.) por los grandes de esa época.

El combate, según cuentan las crónicas, fue épico. Ali no fue capaz de derribar a su viejo rival asalto tras asalto. Golpe tras golpe Wepner resistía y presentaba batalla, no se dejaba vencer y cada vez que caía a la lona se levantaba con fuerzas renovadas, seguro de que podría vencer al campeón.

Y casi lo consigue, en el noveno asalto, cuando llevó a Ali a la lona, algo que no había conseguido nadie desde hacía ya unos cuantos años.

Pero al final de los 15 interminables asaltos Alí fue proclamado vencedor por K.O. técnico ya que su rival tenía las cejas abiertas, los ojos hinchados y sin posibilidad de ver nada.

Pero la épica del combate y la victoria moral fue para Wepner y su más sonada derrota se convirtió en un gran broche de oro para el final de su carrera.

¿Os suena la historia?

Fuerzas renovadas

Tras ver ese combate Sylvester Stallone se encierra en su casa y no deja de escribir durante tres largos días. Parece ser que durante esos días a penas durmió unos minutos y tampoco comió (claro que no tenía nada que comer en la nevera)

De esos tres días de escritura inspirada en el combate de boxeo, sale Stallone con fuerzas renovadas para cumplir su sueño de ser actor. Con el libreto de Rocky bajo el brazo decide tocar las puertas de todos los productores que pudiese encontrar.

Él tenía ya la película completa en su cabeza y en ella Rocky era interpretado por la única persona que podría interpretarlo: él mismo.

En esta ocasión no fue rechazado por todos los productores, al contrario, a prácticamente todos los productores que les enseño el libreto, el germen del guión de la película Rocky, quedaban encantados con la idea y todos querían ponerla en marcha.

Todos querían darle sus propios matices. Todos querían amoldar la historia de Rocky  a sus propios gustos e intuiciones.

Esos productores, cada uno con su idea particular de cómo debía ser enfocada la película, sí tenían una cosa en común: no querían a Sylvester Stallone en la película.

Ni como extra, ni como secundario ni, mucho menos, como el protagonista.

Según parece alguno de esos productores barajaba la posibilidad de que Robert Redford hiciese el papel de Rocky.

Y Stallone, con sus fuerzas renovadas, volvió a tener claro que lo suyo era la interpretación y que nadie más podría hacer el papel del boxeador.

Así que fue rechazando oferta tras oferta, llegando a rechazar hasta 350.000 dólares por el guión.

A pesar de no tener nada para comer fue capaz de rechazar lo que todos le decían que era la oportunidad de su vida. Con 350.000 dólares en el bolsillo no sería millonario pero podría comenzar a vivir bien y podría labrarse un futuro como guionista (si la película al final tenía el éxito que todos querían)

Pero Stallone no quería ser guionista, quería ser actor. Y no dejó de rechazar ofertas económicas por la compra de su guión.

Hasta que llegó una oferta que no pudo rechazar: 30.000 dólares en metálico, el papel de Rocky en la película y una alta participación en los futuros beneficios, si los había.

Aceptó el trato, claro.

El triunfo de la constancia

Él mismo dice que lo primero que hizo nada más tener el dinero en el bolsillo fue ir a la licorería donde había tenido que vender a su perro para tratar de recuperarlo.

Durante tres largos días montó guardia en la tienda hasta que el desconocido propietario de su perro Butkus apareció por allí.

Le explicó que había conseguido dinero, que ya podía volver a encargarse de su perro, hasta se ofreció a  devolverle los 25 dólares que pagó, e incluso algo más.

No dejéis nunca de perseguir vuestros sueños o terminaréis trabajando por el sueño de otro Clic para tuitear

Pero el otro no cedía ni a tiros. Hasta que Silvester Stallone no puso encima del mostrador de la licorería 15.000 dólares el tipo aquel no soltó al perro. Mucho hay que valorar la fidelidad de un perro para estar dispuesto a desprenderse de la mitad de lo que se tiene por recuperarlo ¿no? Gente de principios, de las que ya no vamos quedando muchas.

El perro apareció en las dos primeras películas de la saga como el fiel compañero del boxeador.

El resto de la historia no creo que haga falta que os la cuente.  El éxito de la película fue rotundo e inmediato.

En 1.978 Rocky ganó el Oscar a la mejor película; fue nominada también como mejor guión y Stallone como mejor actor protagonista.

Al año siguiente se estrena Rocky II con guión, dirección y protagonista para Silvestre. A las pocas semanas de su estreno había sobrepasado los 220 millones de dólares de recaudación.

Y así es como alguien con todo en contra salvo su determinación y constancia consigue llegar hasta donde se propone y lo sobrepasa.

Porque Silvester Stallone no sólo es actor; también es productor, guionista y director. Además de promotor de boxeo.

Ejemplos como este hay muchos, en otra ocasión os contaré una historia divertida, espero haber podido inspirar a alguno de vosotros, esa sería una buena recompensa.

No dejéis nunca de perseguir vuestros sueños o terminaréis trabajando por el sueño de otro.



Marketeros de Hoy

Marketeros de Hoy es la revista digital sobre Marketing Online y Social Media que te mantendrá informado al momento de todo lo que ocurre en Marketing Digital.
Estamos comprometidos con la calidad de nuestros contenidos para aportar valor a todos nuestros lectores.


CONTACTAR



Conoce a nuestros Autores



Newsletter


Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies