Sonia Duro Limia, autor en Marketeros de Hoy

beneficios-guest-blogging.png

Sonia Duro LimiaSonia Duro Limia13 septiembre, 201716min11612

Cuando pensamos en Guest Blogging lo primero que suele venirnos a la cabeza es la figura de un profesional freelance que quiere ganar visibilidad dentro de su sector. Solemos olvidar que las marcas también pueden aprovechar los beneficios de esta técnica de marketing.

Por eso, mientras leéis este post, me gustaría pediros que, incluso si sois parte de una empresa contratados por cuenta ajena, penséis que las ventajas de esta metodología Inbound puede aplicarse también a la organización a la que pertenecéis.

Dicho esto, vamos a empezar a entender qué es el Guest Blogging y cómo incorporarlo a nuestra estrategia de marketing digital.

 

📝 ¿Qué es el Guest Blogging?

Al Guest Blogging también se le llama Guest Posting. Ambos se refieren a la misma técnica.

Guest Blogging es una técnica de Marketing, dentro de una estrategia de Inbound Marketing, que consiste en escribir contenido de calidad, como autor invitado, en un blog afín a tu sector.

 

Este mismo término tiene un sentido bidireccional. Es decir, puedes ser autor y escribir en un blog que no es tuyo o puedes tener uno propio y pedir a otros que escriban en el tuyo.

En el primer caso serás un Guest Blogger. En el segundo, colaboran contigo.

 

💡 ¿Cómo elegir el blog en el que escribir como autor invitado?

Son varias las razones que puedes tener para querer escribir como invitado en el blog de otro. De hecho, coinciden con algunos de los beneficios que obtienes al hacerlo. Lo vemos unas líneas más abajo.

El blog en el que decides escribir debe cumplir, al menos, los siguientes 4 requisitos:

 

#1. Ser de tu sector.

Es algo obvio. No te interesa escribir en lugares en los que no te lee tu target o colegas de tu sector. En ambos casos hablamos de reputación.

Cuando escribes un post demuestras tu expertise sobre un tema. Si te leen tus clientes, fomentas su confianza en ti. Si te leen tus colegas, te vas creando un nombre.

 

#2. Tener afinidad en los contenidos.

Puede ocurrir que el blog que estás analizando como candidato a la práctica de Guest Blogging sea de tu sector, pero no te acaba de gustar lo que publican en él.

Ejemplo:
Si nos quedamos en el Marketing Digital, un blog puro y duro sobre plugins estaría incluido. Pero resulta que tu especialidad es el Marketing de Contenidos. Sí, el sector es el mismo, pero que escribas sobre Inbound Marketing en él quizá no te servirá de mucho. Puedes escribir un post de 2.000 palabras fantástico, pero ese público no estará interesado en ti ni en lo que les cuentas.

 

#3. Tener afinidad en el tono de los contenidos.

Imagina que te encaja el blog y sus contenidos. Los artículos que se publican en él tienen un vocabulario muy informal, incluso utilizan mucho argot. Y tú eres muy serio.

Olvídate de él. Ese blog no es para ti porque no vas a generar engagement con sus lectores. Y sin ello, no hay éxito.

El tono de los contenidos marca la unión o la distancia con los usuarios.

#4. Poder aportar tus conocimientos o puntos de vista en las categorías del blog.

Se trata de sumar.

A menudo menciono la fórmula en que 1+1>2.

Antes de decidirte por un blog en el que hacer Guest Blogging, echa un vistazo a los temas que publica y valora si tu aportación enriquece alguna de las categorías del blog. Si es así, adelante.

 

Y si me llaman para ser Guest Blogger, ¿qué digo?

Si te llaman de un blog para que seas un autor invitado en su programa de Guest Blogging:

Primero, no exhibas tus plumas de pavo real orgulloso. Cada uno tenemos lo nuestro y no somos más ni menos que nadie. Humildad por delante y siempre con ganas de aportar, pero también de aprender.

La segunda parte está en que valores los puntos que acabamos de comentar anteriormente. El blog en el que escribas debe tener, al menos, esas 4 características descritas:

  1. Ser de tu sector.
  2. Tener afinidad en los contenidos.
  3. Tener afinidad en el tono de los contenidos.
  4. Poder aportar en las categorías del blog.

La tercera parte es que valores tu tiempo disponible. Sobre todo, no te comprometas con cosas que no puedes cumplir. Si ya estás haciendo otras colaboraciones que no te permiten más disponibilidad, para.

Explica a tu interlocutor el por qué no puedes aceptar su ofrecimiento y deja la puerta abierta a una futura participación.

 

📌 Los 6 Beneficios fundamentales del Guest Blogging

A esta altura del post imagino que todos tenemos claro qué es el Guest Blogging y cómo saber en qué blog podemos participar como invitados. Aunque si necesitas alguna aclaración me encantará que la dejes en los comentarios del final. Todos aprendemos cuando todos colaboramos. J

Es posible que, incluso, ya intuyas qué beneficios puedes obtener tú como Guest Blogger.

Así que, vamos a ello.

Estos son los 6 beneficios principales que aporta el Guest Blogging.

 

#1. Mejora la Marca Personal o Branding, si eres empresa.

Sin duda, desde mi experiencia, este es el máximo beneficio que obtienes cuando eres guest blogger.

Escribir en blogs posicionados y con buena reputación digital te da la oportunidad de ser visible en tu comunidad.

Puedes pasar de ser un completo desconocido a ver los primeros brotes de tu marca personal. Eso sí, tienes que ir a muerte con lo que escribes en una acción de Guest Blogging. Piensa que estás como invitado en casa de alguien que ha apostado por ti. No puedes dejarle mal ni quedar tú mal.

Cada post como autor invitado ha de ser mejor que si fuera para tu propio blog.

 

#2. Favorece el contacto con tu target.

Ya hemos dicho que el Guest Blogging es una técnica en tu estrategia de marketing digital. Como tal, debes tener unos objetivos definidos. Y, posiblemente, uno de ellos sea ganar en visibilidad.

Si has elegido de forma adecuada el blog en el que quieres participar como autor invitado, los posts que publiques te darán a conocer entre ese target al que te diriges. Por eso es tan importante saber dónde pones tu firma y hacerlo más que bien.

 

#3. Mejora el posicionamiento (SEO) de tu web.

Si tienes un blog o web y haces Guest Blogging estarás escribiendo en otro site que tiene mejor Autoridad de Dominio que el tuyo. Es decir, escribes en una web que es más relevante para los buscadores que la tuya.

Generalmente, sus propietarios van a permitir que enlaces un par de artículos de tu web, siempre que sean de calidad. De esta forma estás incluyendo tus contenidos en una web mejor posicionada que la tuya.

Esta una forma en que la gran G empieza a tenerte en cuenta para construir su ranking.

 

#4. Aumenta el networking.

Si uno de los objetivos que persigues con el Guest Blogging es mejorar tu notoriedad de marca (personal o empresarial), otro es generar sinergias de posibles colaboraciones con otros colegas.

Por ejemplo, una revista como ésta, Marketeros de Hoy, en la que todos los artículos que se publican son de colegas blogueros del sector, es un lugar ideal para potenciar tu networking. Aquí tenemos una camaradería no escrita que subyace a nuestras relaciones.

Pero lo mismo ocurre con otros blogs. En tu Guest Post enlazas otros artículos de autores o marcas que admiras o autores con los que tienes o te gustaría tener un vínculo especial.

Todo ello unido hace que estés enviando pequeños toques de atención con los que, posiblemente, generes un feedback.

 

#5. Mejora tu escritura digital.

La práctica te acerca a la perfección. Cuanto más escribes, más fácil te resulta hacerlo. Adquieres un hábito que elimina los miedos ante un Word en blanco.

Si eres un blogger nobel y tienes la suerte de coincidir en el blog de alguien que tiene más experiencia que tú, además te llevarás en el bolsillo unos consejos muy jugosos sobre cómo debe ser un post que enamore a tu público..

¿Verdad que es irresistible? Anótalo en tu lista de objetivos, si acabas de empezar a bloguear.

 

#6. Incrementa tus seguidores en Redes Sociales

El Guest Blogging sin difusión en Redes Sociales no es nadie. Todo artículo de blog debe tener máxima visibilidad y su canal natural está en ellas.

Por tanto, si tu post gusta y otros usuarios ven tu autoría, probablemente quieran saber más de ti para comprobar qué alto valor les puedes ofrecer.

No flaquees aquí. Optimiza tus perfiles y deja ver el profesional que eres.

 

Una breve reflexión final sobre Guest Blogging, desde mi propia experiencia

¿Por qué he querido escribir un post sobre Guest Blogging?

No tengo blog propio (aunque está en vías de solución).

Hace un año empecé a trabajar como freelance y nadie me conocía. Tampoco hoy tengo una fila de fans esperando en la puerta de mi casa para que les firme autógrafos… jejeje.

Pero sí que puedo decirte que en estos 12 meses he blogueado muchísimo por ahí. He invertido e invierto muchas horas en cada post que hago como invitada. Es cierto que la experiencia me ha hecho ser más resolutiva. Pero te aseguro que 4-5 horas no me las quita nadie.

El balance que hago de este tiempo es muy positivo.

Mi marca personal tiene unos cimientos sobre los que construirse (para afianzarla necesitas un blog propio, en serio). Mi networking ha mejorado muchísimo (vale, mi carácter ayuda: soy muy extrovertida).

Pero también tengo que decir que cuidado con los compromisos que se asumen.

Si todo va como debería puedes llegar a tener una agenda de guests posts que no puedes atender y eso se puede traducir en mala reputación digital.

No dejes que ocurra porque te habrás cargado todo el trabajo que has realizado con tu

Guest Bogging

Pero tampoco dejes de pasearte por los blogs que cumplen, al menos, los requisitos de los que hemos hablado.

Para terminar el post, me gustaría hacer un par de comprobaciones. Me gusta tener feedback de lo que hago porque eso me ayuda a crecer y a dar lo mejor de mí en mis siguientes acciones. Creo que esto es bueno para todos.

Por eso te lanzo las siguientes preguntas que, si no tienes inconveniente, me gustaría que respondieras en los comentarios.

¿Eres Guest Blogger? ¿Buscas Guests Bloggers para tu estrategia de Guest Blogging? En los dos casos, ¿cuál es tu experiencia?

Cuéntanosla y vamos a sumar todos a este post que pertenece a una revista 100% Guest Blogging.

 

Gracias a ShutterStock por la imagen de portada


La-técnica-que-necesitas-para-hacer-crecer-tu-negocio-rápidamente.png

Sonia Duro LimiaSonia Duro Limia21 junio, 201717min4790

El Growth Hacking está tomando cada vez más fuerza en España y Latinomérica debido a los buenos resultados que ofrece como estrategia online para el crecimiento de un negocio.

La comunicación digital a través de las redes sociales y los blogs corporativos ya aglutinan recursos e importancia dentro de las estrategias de marketing de las empresas.

Entonces, ¿cómo podemos sumar estas dos ideas para obtener las técnicas ideales de marketing digital que logran que nuestro negocio suba como un cohete?

Vamos a verlo…

 

¿Qué es el Growth Hacking?

 El Growth Hacking es un enfoque que busca el crecimiento rápido de los negocios con el mínimo coste y recursos.

 

Como siempre que doy una definición, me gusta desgranarla y ver las palabras clave que intervienen en ella.

En el caso del Growth Hacking es sencillo:

  1. Es un enfoque: hablamos de una manera de afrontar el fin para el que está destinado. No es tanto un conjunto de recursos, sino la forma en que se aplican.
  2. Crecimiento rápido de negocios: Cuidado con esto porque nos puede llevar a aplicar algunas técnicas que quizá no sean muy éticas o que sólo traigan resultados a corto plazo, perjudicando el largo.
  3. Mínimo coste y recursos: Aquí está el punto que diferencia el Growth Hacking de otras formas de hacer crecer los negocios.
    La creatividad es uno de los pilares que le dan sentido.

Pero, espera. ¿Esto no es lo que ya hacemos (o deberíamos hacer), en general, en marketing digital?

El punto 1 y 2 lo cumplimos. El punto 3 depende de las técnicas que apliques. Podríamos dejar fuera los anuncios pagados. O no. Depende del rendimiento que obtengamos de ellos y del CTC que logremos.

 

El Growth Hacking no es mágico ni hace milagros

Tengo que hacer una confesión: sinceramente, tengo un conflicto con la magnificencia que se le otorga al Growth Hacking:

 

¿Si buscamos el mínimo coste con las técnicas de Growth Hacking por qué no cumplimos esa máxima vendiendo nuestros servicios a empresas?

 

Desde el punto de vista de una empresa, la factura que le enviamos es lo que importa.

Podemos hacerle llegar una cantidad mínima porque las técnicas aplicadas son gratuitas o muy baratas, pero nuestros servicios ser caros.

Y al revés. Pedimos a la compañía un presupuesto en Marketing Digital que desarrollamos a unos costes que nuestro cliente puede asumir.

Ahora me viene a la cabeza el ejemplo del Street Marketing. Es una acción que puede resultar muy barata, lo caro es pagar al que tiene la idea rompedora de dicha acción.

En ambos casos, la factura final que recibe el cliente podría ser la misma.

Por estas razones me gusta mirar el Growth Hacking sin ese misticismo casi mágico que tiene en el mercado.

 

7 Técnicas de Growth Hacking

Como hablaba, seguramente las técnicas de Growth Hacking las conoces o las has visto implementadas sin darte cuenta de que lo eran.

De cualquier modo, lo que sí vas a necesitar poner en la coctelera de Growth Hacker es una buena dosis de:

  • Creatividad, para hacer algo diferente.
  • Capacidad analítica, para saber si lo que haces funciona.
  • Humildad, para reconocer que algo no logra tus objetivos y cambiarlo por otra técnica.
  • Curiosidad, para estar al día de todo lo que ocurre en el marketing digital.
  • Visión global, para identificar qué se hace en otro sector y que tú puedes llevar al tuyo para lograr crecimiento.

Vamos a ver algunas de estas técnicas y, si quieres, al final del post, nos cuentas en los comentarios si las conoces ya o te han sorprendido.

 

#1. Apuesta por un modelo Freemium

Ofrece una versión gratuita de tu producto. Deja que lo prueben y explica a tus usuarios los puntos fuertes que tiene y cómo le pueden ayudar a conseguir los objetivos que se ha marcado.

Haz que se enamore de él en esos días de prueba y no dejes de darle una asistencia personalizada hasta que hayas concretado la venta y, por supuesto, después.

Dos ejemplos de ello los tenemos con SEMrush y BlogsterAPP.

 

#2. Divierte a tus usuarios con gamificación

¡Qué bonita es la gamificación…! 😉
Lo digo en serio. No hace falta que pongamos una ruleta virtual en nuestra web, pero sí puedes proponer pequeñas acciones que quieres que tus usuarios realicen en ellas.

¿Recuerdas lo que hacía LinkedIn con esa bolita que se rellenaba a medida que cumplimentabas tu perfil?

O mira este ejemplo en el que han organizado una liga entre médicos que resuelven casos clínicos.

Ni qué decir sobre las aplicaciones que puedes tener en el ámbito educativo.

 

#3. Diseña un plan basado en el marketing de referidos

Potencia la membresía entre los amigos de tus usuarios.

Es una técnica bastante extendida entre los e-commerces. Ofrece a tus clientes un descuento por cada amigo que se registre en tu web gracias a ellos. Y a éstos, prémiales también.

Es una forma rápida y gratuita de construir una red de clientes.

En peluquerías y centros de belleza es muy utilizado.

 

#4. Elabora una estrategia de Linkbuilding

Mantén una actitud activa para llevar tráfico a tu web y convertir allí en clientes a tus visitantes.

Hay varias formas en las que puedes dejar los enlaces que te interesan, de forma natural y sin penalizaciones de Google.

  • Haz posts como guest blogger en webs afines a tu sector.
  • Participa en foros y blogs relacionados con tu temática.
  • Crea presentaciones en Slideshare.
  • Deja tus enlaces en agregadores de noticias.

 

#5. Utiliza la venta de urgencia

Tradicionalmente hemos valorado las ofertas que presentamos a medio plazo. Solemos esperar a que nuestros clientes se lo piensen, se lo repiensen y que le den una o dos vueltas más.

Todo para terminar diciendo un “ahora no tenemos presupuesto y lo valoramos para el año que viene”.

¿Te suena?

Desde el Growth Hacking podemos darle una vuelta y ser nosotros los que marquemos el tiempo de decisión.

Crear una sensación de urgencia, con una oferta limitada en el tiempo o en el número de plazas, por ejemplo, puede provocar en tu público objetivo una decisión más rápida.

Es lo que buscamos como Growth Hackers, conversiones rápidas.

Si tu caso encaja con esta idea, ponlo en práctica ya y no esperes más para obtener resultados tangibles.

 

#6. Incorpora a tu estrategia los influencers o embajadores de marca

Contar con la opinión favorable de alguien muy reconocido por tu comunidad es un punto a favor enorme.

Y para que puedas incomportar en tu estrategia de comunicación, como una técnica más de Growth Hacking, no tienes por qué recurrir a celebrities. No estoy hablando de eso.

Una opción muy económica es que trabajes con los bloggers reconocidos de tu sector. Ofréceles una prueba de tu producto y pídeles a cambio que publiquen un post sobre su experiencia.

Marcas grandes y pequeñas lo hacen, como La Lechera o Hamac.

 

#7. Simplifica el proceso de registro o elimínalo

Como usuario, no hay mayor engorro que tener que registrarte para utilizar API’s o hacer una compra online.

¡Facilítale el proceso al cliente!

En un e-commerce, permite la compra sin registro. El fin último es vender, facturar, ¿verdad?

En marketing digital también tenemos grandes ejemplos de estos procedimientos basados en Growth Hacking: Crowdfire o Klout los tenemos grabados con tinta de oro en nuestro PC.

 

Hasta aquí hemos hablado de 7 técnicas que puedes implantar en una estrategia de Growth Hacking, pero estoy segura de que conoces más, ¿verdad?

Te invito a que las anotes en los comentarios y sumes propuestas para que todos nos beneficiemos.

De cualquier modo, la intención que tengo al mostrarte estos 7 procedimientos es que reflexiones en si implementas Growth Hacking en tu actividad habitual como marketero o tiendes a técnicas más convencionales.

La base entre el Growth Hacking y el resto del marketing digital podría estar en la creatividad del marketero. ¿Qué te parece?

Otro debate más para los comentarios… 🙂

 

Ejemplos de éxito de marcas que han utilizado técnicas de Growth Hacking

En capítulo del post solemos recurrir a ejemplos que todos conocemos.

Pero, un par de apuntes sobre ello:

  1. Cuando te los nombre, un par de líneas más abajo, ¿sabías que son ejemplos de crecimiento empresarial gracias a las técnicas creativas de Growth Hacking?
  2. Me juego el cuello a que tú, marketero, trabajas con marcas desconocidas en las que estás aplicando esta misma metodología con éxito.

 

En cuanto al punto 2, ¿sabes lo que te propongo?

Que aproveches este post y esta revista para presentar tus casos de éxito.

Háblanos de qué haces y cómo lo haces.
Explícanos tiempos de éxito, objetivos cumplidos, KPI’s logrados.

¡Adelante!

 

Vamos a por el apartado 1 y veamos esos casos de marcas que han llegado a ser líderes en su sector gracias a las técnicas creativas de Growth Hacking.

 

Netflix

Netflix, como otras muchas marcas grandes y pequeñas, te propone sugerencias de productos similares al que estás eligiendo.

Amazon también lo hace y la mayoría de e-commerces.

A ellos les funciona bastante bien porque los datos que nos revelan es que consiguen un 75% conversiones por este método.

 

Gr8Fires

Es una empresa británica que se dedica a vender estufas de leña.

La bibliografía nos cuenta que no conseguían cerrar ventas debido al coste de la instalación.

Lo que hicieron fue implementar un Pop-Up justo antes de que el usuario abandonase la página, en el que encontraban una calculadora del coste de su instalación.

Para obtenerlo el valor final el potencial cliente tan solo debía dejar su e-mail.

El resultado fue que incrementaron un 300% el porcentaje de ventas mensuales.

 

Dropbox

Otro ejemplo sencillo de cómo aplicar las técnicas de Growth Hacking para conseguir los objetivos de una empresa lo tenemos en esta archiconocida herramienta digital.

Dropbox promovió la posibilidad de ampliar tu capacidad de espacio en el nube de forma gratuita, a cambio de que tus amigos recomendados formalizaran su registro.

Esta acción les hizo despegar y desde entonces no han parado.

Facebook o AirBnb son otros ejemplos de compañías muy conocidas que se valieron de estos métodos para incrementar su negocio.

Como ves, a veces no hace falta inventar grandes acciones para triunfar con el marketing digital. Sólo hay que saber dar en la tecla adecuada con la creatividad suficiente. ¡Que no es poco!

¿Y tú, qué piensas?

¿Estamos ya aplicando las técnicas del Growth Hacking o es algo nuevo que nos viene con un traje de superhéroe, con el que suponemos que todo los logros son fáciles y posibles?

Gracias Shutterstock por la imagen de portada


Copia-de-cumple-3-meses-1.png

Sonia Duro LimiaSonia Duro Limia12 mayo, 201715min2054

Tengas presencia o no en las redes sociales, tienes una reputación online. Y de ti depende gestionarla y cuidarla.

Porque toda la buena salud de la que goza tu reputación online, afecta positivamente a tu negocio.

Como siempre decimos los marketeros cuando hablamos de transformación digital, la decisión de cómo quieres que tu marca esté en internet depende sólo de ti.

Puedes optar por ser pasivo y dejar que los usuarios manipulen la imagen de tu marca o puedes ser activo y tomar las riendas de lo que se dice de ti en el mundo 2.0.

Pero ten en cuenta una cosa: tengas presencia o no en Internet, ya se está hablando de ti.

¿Has probado a escribir tu nombre en Google? Abre una ventana de incógnito y mira qué te reserva tu imagen digital.

En este post no voy a hablar de qué es la reputación online. Hay otras publicaciones de marcas reputadas en Marketing Digital que ya lo han hecho muy bien y que puedes leer.

 

¿Cómo afectan las redes sociales al prestigio de tu marca?

Aunque parezca una obviedad, muchas marcas y muchos profesionales siguen olvidándose del “apellido” de las redes: “sociales”.

Por supuesto, tu web y tu blog son tu primera imagen digital. Pero las redes sociales son tu puesta en escena.

Metafóricamente sería como si te presentaras en un evento social, bien vestido-a, con una americana que realza tu espalda o unos zapatos que dan una pista sobre tu personalidad.

La primera impresión que causas puede ser realmente buena, si has ido a ese lugar en el que tu target está presente. Pero no te van a conocer hasta que no empieces a hablar en un tête a tête.

Y eso son las redes sociales. El medio por el que te van reconocer y por el que tienes la oportunidad de destacar y de construir tu reputación online.

Las redes sociales son un canal a través del cual construyes tu reputación online.

Por eso, estar en redes sociales te da la ventaja de de construir tu reputación online.

 

5 tips para que la gestión de las redes sociales te ayuden a mejorar tu reputación online

Necesitas de las redes sociales para construir tu reputación online porque es tu comunidad la que decide tu prestigio de marca. Y sólo con tu blog y tu web no vas a conseguir lograr una buena imagen que mime la salud de tu negocio.

Por eso, te recomiendo que empieces a utilizarlas para liderar tu sector.
¡Conviértete en un referente!

Y para ello:

1- Conversa con los usuarios de manera proactiva.

No sólo cuando te mencionan o comentan tu publicación. También tienes que ir a relacionarte, salir de tu “casa” y hablar con otros en la suya. Comenta las publicaciones de los demás.

2- No copies el título del post que quieres difundir y no lo conviertas en tu copy.

Enriquécelo con un contenido exclusivo tuyo y añade una call to action que provoque que tu comunidad quiera hablar contigo.

3- No abras tu perfil en todas las redes sociales si no vas a poder mantenerlo actualizado o tu target no está ahí.

Da muy mala imagen tener un perfil desactualizado. Y más aún que te hablen en esa red social y que tú no te enteres de que lo hacen porque no entras nunca en él. La imagen que dejas es mala.
Imagínate presentarte de etiqueta con un pico de la camisa por fuera del pantalón. ¡Uf! Chirría. En redes sociales tu reputación online también lo haría.

4- No seas de egocéntrico.

En ese evento social que hemos utilizado como ejemplo, ¿qué haces con el típico pesado que no para de explicarte sus historias y sólo sabe hablar de él mismo? ¡Ah! ¿Huyes de él? Pues tus seguidores de redes sociales van a hacer lo mismo contigo si sólo publicas contenido endogámico.
Así que, si no quieres que en tu reputación online figure el título de “el pesado de Facebook”, háblales de lo que les interesa a ellos. Es parte de tus tareas.

5- Construye relaciones y genera engagement.

Como individuo, ¿no me digas que vas a dejar pasar la oportunidad de poder conocer lo que a las chicas-os les gusta de ti? Saberlo sería un arma letal para tus próximas conquistas.
Seguro que ya nos vamos entendiendo e intuyes que voy a volver a insistir en que dialogues para que te conozcan. Genera engagement y humaniza tu marca.

¡Qué gusto hablar con las personas que hay detrás de un negocio! ¿No te pasa a ti? A tus usuarios también 😉 

5 Variables que dañan tu reputación online

La reputación online es más difícil de cuidar y más fácil de dañar que la offline. ¿Por qué? Porque la difusión online es viral y masiva. Corre rápidamente y es difícil de parar.

La comunicación offline es más difícil de extender y probablemente no tenga el mismo alcance.

Por eso, vamos a enumerar las variables que deberías tener vigiladas para que la reputación de tu marca esté siempre en positivo:

1- Clientes no satisfechos.

¿Sabes eso que dicen los expertos que un cliente satisfecho te recomienda a 3-4 personas y uno insatisfecho a 10? Las redes sociales van a ser la pólvora para que se extienda esta imagen de tu marca. Pero no las culpes a ellas. Analiza por qué te ha sucedido y pon solución. Haz que tus promesas se cumplan ante tus clientes y que ellos se enorgullezcan de comprarte. 

2- Productos defectuosos.

Si se detecta que los productos que venden son defectuosos es posible que te enfrentes a una crisis de reputación. Los valores de tu marca pueden verse seriamente dañados y, para recuperar la confianza de tus consumidores, no partirás de cero.

Una crisis de reputación online no te lleva a un punto neutro de partida desde el que puedas volver a construir una buena imagen de marca. Te lleva al índice negativo. Y, desde ahí, el camino es muy empinado. Si no, que se lo digan a Volkswagen. 

3- Sé sincero con tu producto.

Y si no quieres que te pase como a los fabricantes de coches, no truques tus productos ni hagas ver lo que no son. Sé sincero porque tus clientes también lo van a ser si detectan que les has mentido.

Y ellos pueden resultar ser más fuertes que tú. No vale la pena generarte una mala reputación online por un puñado de ventas a corto plazo. 

4- Hacer mal uso de las herramientas digitales.

Me refiero a todo lo que hemos descrito en el apartado anterior sobre las redes sociales. No hagas auto bombo ni publiques contenidos endogámicos.

También debes vigilar tus campañas de Mail Marketing o tus newsletters. No hagas spam. Y tú sabes si haces spam. Así que, no intentes colárselo a tus suscriptores porque dejarán de serlo y quizá empiecen a hablar mal de ti. 

5- Mala atención al cliente.

Si has tenido un problema con alguna de tus ventas, ya sea por el comprador o por el cliente, mostrar una excelente atención puede salvarte de generarte una crisis de reputación.

Si sabes que la situación viene ocasionada por tu marca, reconócelo. No pasa nada. Al revés. Tu cliente puede quedar sorprendido por tu honestidad. Eso sí, después de admitir tu falta, ofrece una solución satisfactoria, como la devolución del importe.

Una actuación así de una marca puede incluso llegar a fidelizar a un usuario. 

5 Herramientas para medir la reputación online

Medir la reputación online no es sencillo ya que hablamos de la percepción que los consumidores tienen de una marca.

Los algoritmos que se encargan de poner un valor numérico a la imagen de de una marca tienen que monitorizar tonos de conversación que no siempre son exactos.

Por ejemplo, ¿cómo determina un robot un tuit irónico, con una carga negativa que detectamos en el contexto? ¿Cómo automatizar de forma adecuada que ese tuit en realidad es un comentario negativo?

Detrás de esas herramientas hay un trabajo humano importante y valioso que es el que nos permite que utilicemos de forma fácil herramientas de medición como las que vamos a ver.

1- Klout

El archiconocido Klout. ¿Quién no lo ha utilizado o ha oído hablar de él? Fácil de usar y de baremar. Aunque nos quejemos de él, de si le damos demasiado poder, en realidad casi todos acabamos midiendo con esta herramienta.

Es más, casi todos comparamos perfiles a través de ella.

Es la reina de Twitter.

2- Social Mention

Otra de mis herramientas favoritas. Mide las menciones que hacen de tu marca y el sentimiento con que lo hacen: positivo, neutro o negativo.

¡Felicidades si el primero es un valor alto! 😉

3- Buzzmonitor

Potentísima herramienta que va mucho más allá de la medición de la reputación online. Échale un vistazo porque igual te ayuda a, por ejemplo, determinar el ROI de tus campañas en Facebook Ads.

4- PeerIndex

Esta herramienta de medición de la reputación online la descubrí gracias a Adveischool.

Mide la influencia que tu marca tiene en LinkedIn, Facebook y Twitter.

5- Mention

Esta herramienta te muestra reputación de tu marca en redes sociales. Dicen que eliminan las conversaciones irrelevantes que giran en torno a tu perfil, de manera que puedas contactar con usuarios interesados y obtener conclusiones adecuadas sobre la imagen digital que despiertas.

 

Concluyendo, la gestión de la reputación online es una tarea importante que no debemos pasar por alto como marca y como marca personal.

➡ Es un apartado que solemos olvidar monitorizar. O sólo le prestamos atención en caso de crisis.

➡ La recomendación es estar alerta siempre. Monitoriza lo que se dice de ti en internet.

➡ Y recuerda que tengas presencia o no en el mundo 2.0, se hablará de ti.

¿Listo para el reto?

 


Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies