Si te hablo de César Millán, es posible que no te suene de nada.

Pero si te hablo del “Encantador de Perros”, seguro que te acuerdas de ese programa de televisión y de su protagonista.

Si has visto alguna vez esa serie, habrás aprendido un poco sobre cómo tratar a los perros y lo bien que vive César Millán.

Fama, fortuna y reconocimiento profesional es lo que tiene. Pero en este artículo quiero contarte su historia para que veas que nada es gratis en esta vida y que tú también puedes conseguirlo.

Según el propio César Millán en secreto de su éxito, y del tuyo, es muy sencillo. Se basa en tres simples ideas: ejercicio, disciplina y afecto.

Tres simples ideas fuerzas que no requieren de estudios previos; que no requieren de dinero ni de subvenciones públicas… Sólo tu determinación y fuerza de voluntad.

 

César Millán, hijo de un granjero mexicano



Para comprender su triunfo, hay que ver los obstáculos que salvó. De esta forma entenderás la importancia de la determinación y de la fuerza de voluntad por encima de todas las cosas.

César Millán nació en Culiacán, en el estado mejicano de Sinaloa (famoso por su violencia relacionada con el tráfico de drogas) en 1969.

Vivía en una casa de ladrillo y adobe sin agua corriente ni electricidad dentro de una granja dedicada principalmente a la cría de ganado vacuno.

En esa granja comenzó a observar el comportamiento de los perros dedicados a las tareas ganaderas y a su abuelo, dirigiendo la manada.

Él mismo ha confesado que una vez viendo la serie de televisión Lassie le preguntó a su madre si él podría llegar a ser entrenador de perros pero antes de tener bien clara su vocación lo intentó en otros campos.

Siempre supo que él quería ser alguien pero no tenía muy claro en qué campo. Dice que quiso ser cantante, pero no sabía cantar; también quiso ser actor, pero no era lo suficientemente guapo; también intentó ser traficante de armas, pero en Sinaloa había demasiada competencia.

 

Espalda mojada


Sin oficio ni beneficio, a los 21 años decidió cruzar la frontera para intentar trabajar como adiestrador de perros en Hollywood.

Su familia reunió 100 dólares y, con ese dinero en el bolsillo como única pertenencia, cruzó ilegalmente la frontera. El traficante de seres humanos que se encargó de “ayudarlo” se quedó con el dinero y así comenzó su aventura estadounidense.

Tenemos a un César Millán, mejicano ilegal, sin dinero, sin saber inglés y sin contacto que lo ayuden a pasar esa etapa.

Lejos de tirar la toalla, aguantó como pudo viviendo debajo de un puente en una autopista de San Diego; consiguiendo trabajos ocasionales que le permitían alimentarse con dos perritos calientes al día.

Después de un tiempo consiguió un trabajo estable como peluquero canino. Su vida comenzaba a tener un poco de sentido y un futuro algo más estable.

Pero seguía sin saber inglés y nadie confiaba en él para adiestrar a sus perros.

Por casualidades de la vida, esos famosos golpes de suerte que a los triunfadores siempre les pilla trabajando, conoció a la mujer del actor Will Smith, con la que entabló amistad. Ella le pagó durante un año un profesor de inglés para que aprendiera por fin el idioma.

Eso le facilitó mucho las cosas.

A partir de ahí todo fueron pasos hacia el éxito profesional.

 

Tenerlo todo, perderlo todo


En 1990 funda su Centro de Psicología Canina y las cosas comienzan a ir viento en popa. Clientes, series de televisión, libros… hasta matrimonio consiguió César.

Consigue en poco tiempo que su pasión por los perros se convierta en una profesión muy lucrativa, que le llena profesional y personalmente.

Su famoso pitbull Daddy se convierte en su mejor amigo y en su mano derecha para la rehabilitación de los perros a los que trata; su programa de televisión cada vez se vende a más países; lo llaman de todas partes para impartir conferencias, ya sea como entrenador de perros, como emprendedor, como coach… todo el mundo quiere a César Millán.

10 años duró lo bueno. 10 años disfrutando de una vida idílica, donde también consiguió la ciudadanía estadounidense y dejó de ser un inmigrante ilegal.

En 2010 muere Daddy, de viejo. Su mujer le pide el divorcio y unas inversiones que salieron mal terminó de “rematar la faena”.

En  pocos meses pasó de tenerlo todo a no tener nada, ni ganas de vivir. Se intentó suicidar con una sobredosis de somníferos, pero no lo consiguió.

 

Hora de volver a recordar cuál era el secreto de su éxito


Lo bueno de darse cuenta que se está en el fondo del pozo, es que sabes que sólo te queda una opción: salir de él.

Aplicando sus conocimientos y su trabajo con los perros, a su propia persona en una situación tan difícil como la que atravesaba, consiguió salir triunfante.

Sus perros y sus amigos, su manada, consiguieron que César Millán volviera al espíritu de sus 21 años, cuando decidió que no había obstáculo imposible de salvar, ni meta demasiado difícil de conseguir.

Volvió a encontrar el amor en una mujer que lo quiso cuando no tenía nada y todo parecía perdido, “La Única” la llama él.

Volvieron los productores de televisión de diferentes cadenas para ofrecerle nuevos programas de televisión. Editoriales querían publicar libros contando su vida, sus experiencias vitales, su conocimiento de psicología canina.

Un hijo de su querido Daddy se convirtió en su nueva mano derecha en el trabajo de ayudar a los perros con problemas…

César Millán volvió a la cima del éxito profesional y personal gracias a sus tres reglas básicas: ejercicio, disciplina y afecto.

 

César Millán, ejemplo para los verdaderos emprendedores


Un verdadero emprendedor no busca excusas, busca soluciones.

Encara los problemas y estudia la forma de solucionarlo de cara a conseguir su propósito, su meta en la vida.

Ahora que comienza el año y todos son deseos y promesas que no se cumplen por qué no te sientas delante de una hoja en blanco y comienzas a dar forma a tu idea de emprendimiento encarando los problemas como oportunidades de hacer, y no como excusas para no intentarlo.

Me gustaría que me dejases en los comentarios lo que vas a emprender y a final de año me volvieses a escribir para poder felicitarte por tus logros.

Que el 2018 sea tu año, querido emprendedor.

Imagen de portada (Mascota) de Freepik.

Consultor de Social Media especializado en el pequeño comercio y emprendedores. Talleres de formación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Quieres acceder a la experiencia de un mentor que te guíe y acelere el éxito de tu proyecto?

Solicita gratis información personalizada para tus necesidades

ya estamos preparando tu información!