Las 7 reglas de productividad personal y profesional

Las 7 reglas de productividad personal y profesional

No sé en qué momento, todo se tornó en que el único objetivo de todos en la vida era exprimirnos cada segundo de cada minuto, de cada día y convertirnos en una especie de robot ninja de la productividad; y lo peor es que es lo más inhumano e improductivo que existe.

¿Qué logramos con este comportamiento? No poder rendir como debo hacerlo. Cuando hasta hace unos meses que me comportaba así, no era una persona muy productiva mañana, con decirte que no podía tener un pensamiento inteligente antes del mediodía (jajajaja).

Sinceramente, no recuerdo que dejará algo para el día siguiente, todo era urgente y lo que logré fue enfermar hasta el punto de lograr estar 3 meses fuera de acción.

Entonces, ¿cómo conciliar eso con el dogma popular sobre la productividad personal y la gestión del tiempo?

Se podría pensar que soy exitosa a pesar de mis formas improductivas, será que hay una clara posibilidad de que tenga éxito a causa de ellos. Hoy en día, ya te puedo responder que no es necesario, puedo lograr mejor resultados.

¿Por qué preocuparse de ser productivo? en una vida que ofrece tantas oportunidades, tanta experiencia, y tanto que hacer.

Si quieres lograr grandes cosas, debes centrarte en hacer precisamente eso. Dejar de gastar tu tiempo en la búsqueda de soluciones rápidas inexistentes. Averiguar lo que quieres hacer y simplemente hazlo.

Todo el mundo, siempre se queja de no tener suficiente tiempo en un día. Quieren abarcar muchas cosas en un solo día, se la pasan apagando fuego de último momento.

Estamos demasiados ocupados y empezamos a olvidar que la vida es una sola; y recuerda que la línea al siguiente paso es tan fina que no debemos correr ese riesgo.

Sólo tienes que ser disciplinado sobre el establecimiento de prioridades, centrándote en lo que es importante, y dejar de lado lo que no es. Cuando hay algo que realmente quieres lograr, encontrarás la manera de lograrlo. ¡TE LO PROMETO!!!

Para lograr grandes cosas, no gastes tu tiempo en buscar soluciones rápidas inexistentes Clic para tuitear

 

Reglas para lograr una productividad personal y profesional exitosa

Por mucho tiempo yo caí en lo mismo, quería comerme el mundo, abarcar todo y deseaba que todo quedara a la perfección. Y esto no es compatible, en serio que no; se debe crear una balanza y poner prioridades para las cosas de mayor urgencia a la menos.

He diseñado un método que me está funcionado para lograr todo lo que me propongo hacer, lo anoto en mi agenda, me enfoco en esto y además lo más importante es que me lo paso genial lográndolo. Planifica tus actividades

Tengo siete reglas de los cuales hago hasta lo imposible por no quebrantarlas (eso sí, vamos a ser honestos).

Regla 1: Concentrarme en mis objetivos y prioridades

Si no estás claro de cuáles son tus metas, no vas a tener ninguna posibilidad de alcanzarlas. Yogi Berra dijo una vez: “Si usted no sabe a dónde va, es posible que nunca llegarás allí.” Él era un maestro de la subestimación.

Las metas, son las grandes cosas que quieres lograr con tu vida. Pues concéntrate en las prioridades, que son las cosas que tienes que hacer para ayudar a alcanzar tus metas, pagar las cuentas, o mantener a tu familia.

Debes centrarte en tus objetivos y prioridades. Y a menos que seas el jefe de fabricación de Toyota, la productividad no debe ser uno de ellos.

Si no sabes a dónde vas, es posible que nunca llegarás a lograr tus objetivos Clic para tuitear

Regla 3: Siempre has el trabajo

Siempre he tenido una poderosa ética de trabajo que guía mis decisiones, sobre lo que es y no está bien que hacer. ¿Y tú?

No te comprometas a nada más allá de tu capacidad; es por esto la importancia de planificar muy bien tu agenda. Recuerda que tu palabra vale oro, y a lo que te comprometas debes cumplirlo a cabalidad.

Regla 4: Ama tu trabajo

Si te gusta tu trabajo, las largas horas no se vuelven un calvario. Puedes trabajar sin descanso durante largos períodos de tiempo cuando se presentan proyectos de largo plazo y no te debes sentir mal (eso si te recomiendo que cada hora te levantes de la silla y hagas el Cha-Cha Chair de Coca-Cola).

Y recuerda algo no hay nada de malo divertirse en el trabajo, puedes lograr los proyectos más multimillonarios siendo feliz y sonriendo.

Habrá días en que no tendrás una carga tan fuerte, y ese día puedes con todo tu derecho tomarte el día o tarde libre. El trabajo no debe ser doloroso, todo lo contrario, debe ser todo un placer y hazlo tan fácil como te sea posible.

Regla 5: Se flexible, adaptable y creativo.

Una de las grandes ideas erróneas sobre el emprendimiento es que tú eres tu propio jefe. Incorrecto. No se te olvide que nos debemos a nuestros clientes, a nuestros inversores y, en cierto modo, a nuestros empleados.

Ellos son nuestros grupos de interés. Y si estás siempre allí para ellos por ser flexible, adaptable y creativo-por tener un “seguro no hay problema”; actitud, incluso cuando no tienes idea de cómo vas a hacer algo, podrás contar con ellos y hasta ahorrar un poco de holgura cuando lo necesite.

Regla 6: Trabajo cuanto sea necesario, pero solo cuando lo sea necesario

En más de una oportunidad me tocó viajar durante un mes (4 semanas) a cuatro países y atender hasta dos clientes por día, lo que hacía que llegara cada noche a la habitación del hotel que no valía ni un céntimo.

Traslados y pérdidas de vuelos teniendo vuelos semanales con los ojos rojos durante más de un año. Me he metido en diversos aviones, para llegar a una cena con un cliente importante, y tener que salir volando de vuelta a primera hora del día.

Cuando nos pasan estos momentos de cúmulo de trabajo, es lo que llamamos “viene con el paquete para crecer”.

Pero eso sí, ese ritmo es insostenible todo el año, es solo por tiempos esporádicos, y al hacerlo lo hago con gusto y hasta me lo gozo. Mientras haces lo que te gusta hacer, cuando te vienes a dar cuenta todo a terminado, todo vuelve a su cauce normal, y te puedes tomar un tiempo libre y pasarlo bien.

Regla 7: Cuida de ti mismo

Esta es la parte que parece confundir a la gente. Ellos piensan que, mediante la gestión de cada segundo de su tiempo, van a mantener una especie extraña de equilibrio.

Devoran las comidas, el estrés al máximo, horas de sueño perdidas, y aun así dicen que todo es en nombre de la productividad. Eso es una locura.

Debes ser capaz de comer bien, dormir bien, hacer ejercicio y cuidar bien de ti mismo sin hacer hincapié sobre lo mucho que terminé antes del desayuno. Los monstruos del estrés no son saludables. Y hasta dudo que logres ser productivo.

Si me conoces muy bien, volverás a decirme: “Adriana no me caigas a mentiras, que tú aún no cumples con todas estas reglas”.

Eso es cierto (pero he mejorado muchísimo), pero por ejemplo cuando viajo, sé que debo rendir al 1000%, como relativamente bien (no digo saludable), trato de dormir 6 horas (mi cuerpo no necesita más) y si el hotel tiene piscina, siempre llevo conmigo mi traje de baño, nado y luego a la cama.

#SeguimosEnLínea

Nuestro agradecimiento a Freepik por los derechos de las imágenes

Adriana González Hernández

Siempre supe que mi pasión era, es y será todo lo relacionado con el mundo del Marketing, especialmente para Pymes y Micropymes. Sigo aprendiendo cada vez más, sumergida en las áreas de Planificación Estratégica, Branding, Experiencia del Usuario y Gerencia de Proyectos, para analizar, entender las marcas y aplicar las mejores prácticas para el logro de sus objetivos estratégicos.

Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies