¡Llegó la hora de la verdad para tu Marca Personal!

Llegó-la-hora-de-la-verdad-para-tu-Marca-Personal.png

Este puede ser tu primer “Momento Cero de la Verdad”: ¿Estás realmente preparado para gestionar tu Marca Personal?

Efectivamente, me refiero a ese Momento Cero de la Verdad en el cual puedes hacerte preguntas como éstas sobre tu Marca Personal. Existe cierta creencia de que el ganador lo toma todo. ¿De verdad?

Casi nada en nuestra vida cotidiana en realidad puede darse por sentado, mucho menos pensar que el ganador lo toma todo.

En algún lugar, hay alguien más en forma, más rápido, más delgado, más inteligente, más popular o más rico que tú. Y hay alguien más ajustado, más rápido, más delgado, más inteligente, más popular o más rico que ellos. Y estás (muy lejos) por delante de otra persona que está ocupada mirándote por detrás.

Y, sin embargo, vemos a la gente enojada porque alguien está pasando su coche, o porque ganan más seguidores en línea. Creen equivocadamente que es una carrera y rara vez lo es.

Si puedes, utiliza tu situación como combustible para cavar y cuidar más y hacer mejor, por todos los medios. Pero si no, ignóralo. Haz tu trabajo, no el suyo.

Dicho esto, pasemos ya a estrategias de Marketing. Primero vamos a revisar algunos conceptos para tener una mejor perspectiva a la hora de trazar una buena estrategia para la gestión de tu Marca Personal.

 

¿Sabes lo que significan las siglas ZMOT?

En su acrónimo en inglés significa “Zero Moment Of Truth”, en español se traduciría como: “Momento Cero de la Verdad”, y te preguntaras, ¿qué tiene que ver esto con mi Marca Personal? Sigue leyendo que ahora te voy a aclarar esta duda.

Comencemos por comprender el significado de ZMOT, de ahora en adelante: “Momento Cero de la Verdad”, puede definirse como ese instante preciso en el que un consumidor se decide a comprar un producto, es el instante único en que se toma la decisión.

El Marketing juega con una gran cantidad de información en Medios Sociales y Digitales para influir en los consumidores a la hora de apostar por un producto, servicio o marca, y de ahí la importancia de este instante.

Por ejemplo, después de escuchar algo sobre un producto, de ver un anuncio, de que alguien nos lo recomiende, o de que lo veamos en un escaparate mientras paseamos, inmediatamente consultamos en internet, bien sea en nuestro móvil o en casa en el ordenador para buscar información.

Necesitamos pasar del FMOT (First Moment of Truth – Primer Momento de la Verdad) del que ya habló en 1995 la empresa Procter & Gamble, como ese instante en que se elige en la tienda el producto, al Momento Cero de la Verdad, y a lo que se refiere exactamente es pasar del consumidor al estrategias de Marketing.

La definición del nuevo término viene de la mano ni más ni menos que de Google, y no es extraño ya que su juego de publicidad, PPC, posicionamiento, etc., es el que en la mayoría de los casos persiguen los estrategas del marketing digital para conseguir que una marca obtenga las primeras posiciones.

Hasta tal punto cobra importancia y relevancia el posicionamiento, que se estima que las marcas que aparecen a partir de la tercera página de búsqueda se resienten considerablemente en su reputación: es decir, el prosumidor entiende que la marca no es tan eficaz, buena o valiosa como las que aparecen en la primera -especialmente- y segunda página de resultados de búsqueda.

Mientras que en el proceso de desarrollo de la estrategia de el Primer Momento de la Verdad (FMOT) se definen objetivos de una manera unidireccional, con el Momento Cero de la Verdad es diferente, ya que gracias a la relación que mantienes con el consumidor, es el quien te va dando la suficiente información para ir ajustando o mejorando los objetivos y estrategias destinados a lograr que sea él quien te elija a ti de una manera natural, basado en la mayoría de los casos en la experiencia de otros usuarios, y esto ¿por qué?

Hoy en día cuando los prosumidores escuchan acerca de un producto, su primera reacción es “Déjame buscar en línea para saber más sobre esto”.

Y así se van en un viaje de descubrimiento: acerca de un producto, un servicio, un problema, una oportunidad.

Hoy no estás detrás de tu competencia. No estás detrás de la tecnología. Estás detrás de tu… Clic para tuitear

 

¿Y quién es tu consumidor?

Es la primera vez en la historia que el boca a boca se ha convertido en un medio digitalmente… Clic para tuitear

La tremenda explosión de calificaciones y revisiones en línea ha cambiado la manera en que los usuarios obtienen información. Pero el cambio todavía se basa en el más antiguo de los rasgos humanos: el boca a boca.

Conseguir dominar ese Momento Cero de la Verdad requiere un gran esfuerzo, táctica, planificación y estudio, y por supuesto, pasa por analizar e identificar cómo, cuándo y por qué se produce ese instante de verdad en el que el prosumidor se lanza a la compra.

Algunas claves son:

  1. Optimizar todos los recursos y canales para mejorar el posicionamiento de tu Marca Personal, adaptado al nuevo algoritmo de Google y evitar penalizaciones (SEO, SMO).
  2. Campañas de marketing online (SEM, Adwords, Facebook Ads…)
  3. Generar contenido de valor que sea útil para tu audiencia, recuerda que el contenido es el rey.
  4. Actualizar con frecuencia todos los contenidos de nuestros canales sociales: redes sociales, blogs, etc…
  5. Monitorizar constantemente para conocer bien nuestra reputación y a nuestra audiencia, ya que las valoraciones positivas son claves y ayudan a mejorar el posicionamiento porque generan más interacciones y conversación, confianza, transparencia.
  6. Y, sobre todo, comenzar desde YA, es una ventaja competitiva, y si tú no la estás empleando, estás perdiendo ventas, clientes, reputación y valor de marca.

 

Ya hemos hablado un poco de técnicas y estrategias para lograr dominar ese Momento Cero de la Verdad, pasemos ahora un poco a lo práctico, a ver la relación de estos conceptos aplicados a la gestión de tu Marca Personal.

Para ello, veamos algunos puntos destacados de una serie de ideas que nos deja Seth Godin (autor, emprendedor, conferencista y gurú del Marketing) para el nuevo mundo del trabajo y que de alguna manera representan tu propio “Momento Cero de la Verdad” asociado nada más y nada menos que a tu Marca Personal.

Estas ideas las podrás integrar en cada una de las acciones de tu estrategia para lograr dominar ese Momento Cero de la Verdad:

 

1. Eres más poderoso de lo que piensas:

Bienvenido a la era del apalancamiento, un momento en el que cada uno de nosotros tiene más herramientas, más alcance y más impacto que un jefe de Estado hace cien años.

Cada uno de nosotros tiene las habilidades y la visión y el poder para ver lo que está sucediendo a nuestro alrededor, para crear nuevas ideas, y, sobre todo, para cambiar la forma en que otros reaccionan y actúan. Con este poder, por supuesto, viene la responsabilidad de realmente hacer algo con él. Al mismo tiempo que a los individuos les ha sido entregado el poder de hacer cambios extraordinarios.

 

2. Es más grande que tu:

El efecto “red” es alimentado por la ley de Metcalfe – “el valor de una red de comunicaciones aumenta proporcionalmente al cuadrado del número de usuarios del sistema (n2)”. Cuantas más personas usen máquinas de fax (o Twitter, si deseas actualizar la idea), más poderosa es la máquina.

Lo mismo ocurre en las organizaciones. No necesitamos administradores simplemente para asegurar el cumplimiento de los subordinados que hacen el trabajo. En su lugar, necesitamos líderes que se den cuenta de que los creadores de poder, en una red, son capaces de hacer una enorme mella en el statu quo.

 

3. Los líderes se hacen, no nacen:

El liderazgo es para otras personas, al parecer. El liderazgo es para alguien que tiene cantidades inusuales de valor, perspicacia o quizás arrogancia, pero déjame decirte que no es cierto. Ese es un mito perpetuado por gente que prefiere que tu cumplas con sus instrucciones al pie de la letra.

El liderazgo, como hemos visto una y otra vez, está reservado para las personas que se preocupan, alguien a quién le importe lo suficiente para ver, para conectarse, para hacer que el cambio suceda. A medida que nuestra economía cambia a una basada en la conexión, no en la industria, hay más ranuras reservadas para aquellos que buscan hacer que el cambio ocurra, son quienes se levantarán y dirán: “sígueme”.

Tu organización (grande o pequeña) necesita más líderes como este. ¿Estás abierto a hacer esa diferencia?

 

  1. Nivelar es una opción:

Algunas personas hablan de educación continua como si fuera una opción. Por supuesto, no lo es. No puede ser. No en un mundo competitivo que está cambiando. Los pocos que están de pie todavía se están quedando atrás. Los pocos que dicen que no tienen tiempo tendrán aún menos tiempo después, cuando la urgencia de ponerse al día aumenta. Hay demasiadas barreras en nuestra economía, pero una vez que estás dentro del sistema, la oportunidad de subir de nivel es en gran medida impulsada por ti, por lo que eliges para absorber, por quien elijas para aprender.

 

5. Algunos dicen que no puedes, pero otros sabemos que si puedes:

Lo han estado diciendo tanto tiempo que te han convertido en ti. Has comprado las tonterías que prevalecen sobre los límites naturales. Ellos (y tú, quizás) tal vez quieran creer que necesitas esperar hasta que sea tu turno.

¡Es tu turno, ahora mismo!

 

6. Baila con miedo:

El miedo no puede ser extinguido. Apartar la vista y fingir que no existe no ayudará. Evitar la oportunidad de subir de nivel no ayudará. Mantener la cabeza baja no ayudará. El miedo permanece. Dado que el temor seguirá sin importar lo que hagas, huir no tiene sentido. Tal vez vale la pena aprender a usarlo como una brújula en su lugar …
El miedo te señala en la dirección que necesitas, es decir, hacia él, no lejos.

 

7. Ve, afirma, cambia:

Un enfoque simple de tres aspectos distintos para cada situación:

Ve lo que está pasando. Aprende a notar. Determina dónde están los activos, los límites, las cosmovisiones.

Afirma lo que buscas hacer. Cuente una historia que resuene. Haz tu reclamo, “aquí, hice esto”.

Cambia el sistema, las reglas, las personas que te rodean. Todo buen trabajo gira en torno al cambio. Si no estás buscando cambiar algo, no hay necesidad de ir a trabajar hoy.

Espero sinceramente que esa sea tu opción y que lo hagas.

 

8. Estar abrumado es temporal:

Ahora con la información que tenemos y las oportunidades que tenemos para procesarla, conectarnos y crear, una opción es limitar artificialmente lo que hacemos, lo que intentamos, lo que aprendemos. Para protegernos continuamente de levantar la mano, por lo que nunca nos encontraremos abrumados.

La otra opción es la opción de estar vivo, de hacer un alboroto, de explorar el espacio. Es la opción de más cencerro. Podemos practicar esto, podemos descubrir que los bordes no están donde pensábamos que estaban, que rara vez nuestros límites se están poniendo a prueba.

 

9. En voz alta, en público:

La privacidad dejó el edificio hace mucho tiempo. Estas siendo rastreado, mesurado, observado. Es parte de nuestra economía basada en la conexión, y no va a dejar de ser así mientras tomas unos minutos para hacer algo embarazoso o personal. Y ocultar no es tu estilo. Tampoco ayuda mucho. ¿Qué sucede cuando corres, cuando vas y haces algo con todas tus fuerzas, y cuando lo haces con el pleno conocimiento de que otros están mirando?

 

10. El trabajo duro es mucho mejor que el trabajo ocupado:

El trabajo puede ser arte si de verdad nos importa. O, si nos negamos a ser vulnerables, el trabajo puede convertirse simplemente en la forma en que pasamos nuestros días.

 

11. La gente está equivocada. Los críticos están equivocados. La retroalimentación útil es preciosa …

¿Hay alguien más listo que tú que te de regularmente un feedback generoso?

¿Comprenden a dónde vas y qué cambio estás tratando de hacer en el mundo?

Si no les importa lo suficiente como para saberlo, ¿cómo pueden ayudarte a llegar allí?

 

12. La gestión es importante. Lo mismo ocurre con el liderazgo …

Gestión de prioridades en competencia. Gestión de directivas conflictivas. Gestión de la energía, la pasión y la discordia.

Y el liderazgo también importa.

  • Ten el coraje de decir, “sígueme”.
  • Se capaz de ver lo que no ha sucedido todavía, o lo que necesita suceder.
  • Da a otras personas el poder de hacer que algo suceda.
  • Pasa tiempo animando a otros.
  • Enseña, con la intención de hacer cambios.

 

13. “Aquí, yo hice esto.” O posiblemente, “aquí, hicimos esto”:

Por supuesto, solías hacer cosas todo el tiempo. Hiciste bromas o proyectos de artesanía o incluso tareas. Ahora, por desgracia, es realmente fácil esconderse. Fácil de ir a las reuniones. Fácil de posponer hasta mañana. Los plazos nos recuerdan la muerte. Pero iniciar, instigar, hacerse empresario, son las cosas que nos hacen sentirnos plenamente vivos.

 

14. Ver el final antes de comenzar el viaje:

¿Es eso pedir demasiado?

El trabajo no existe sólo para complacer al jefe o al cliente mañana. El trabajo es un arco, una progresión de entregables hechos a mano para hacer que el cambio ocurra. Y el trabajo es más grande que yo, o tú. Para hacer nuestro trabajo, entonces, tenemos que comprometernos a ver el cambio antes de comenzar. Porque si no lo hacemos, ¿cómo sabremos cuando llegamos allí?

 

15. La cultura derrota todo:

Aceptamos la cultura como algo fijo, inmutable, impermeable a nuestros esfuerzos por cambiarlo. Y porque se siente tan permanente, también comenzamos a ignorarlo. Un poco como la gravedad. Pero la cultura es en realidad el creador, el factor decisivo, la energía que cambia todo. Haz la cultura a propósito, vale la pena.

 

16. Es personal:

Por supuesto que lo es. ¿Lo harías de otra manera?

Y como es personal, haz que importe. Hazlo mejor. Haz el cambio.

 

Y bien, ¿qué te ha parecido?

Hemos hablado por un lado sobre técnicas del Momento Cero de la Verdad como parte de tu estrategia de marketing y que te ayudarán a definir cómo será la gestión de tu Marca Personal para captar, fidelizar, cuidar a tu audiencia y lograr que te elijan una y otra vez y, por el otro lado, cómo estas técnicas están relacionadas a la cultura y filosofía con la que engranes cada una de las acciones que definas en esa estrategia.

Como recomendación final, te invito a que asumas el reto, el liderazgo, sé el protagonista de ese cambio, anima y acompaña a otros en ese proceso, haz que suceda y ayuda a que otros a su vez hagan que suceda, cambia la cultura si es necesario, se promotor de ese cambio, y si hay miedo, enfréntalo, encáralo, es tu turno ahora.

¡Feliz Verano y Buen Viento!

Hasta la próxima entrega en donde habrá sorpresas…

Gracias a Shutterstock por las imágenes utilizadas

Maria Alejandra Vásquez Pulvett

Maria Alejandra Vásquez Pulvett

Diplomada en Empresariales, Emprendedora Digital, Community Manager. Apasionada de la Tecnología y la Comunicación. Actualmente colaboro en el Proyecto "Andalucía Compromiso Digital" en Sevilla,para ayudar a desarrollar y potenciar competencias digitales para la empleabilidad, autoempleo y emprendimiento con apoyo en las TIC's.



Marketeros de Hoy

Marketeros de Hoy es la revista digital sobre Marketing Online y Social Media que te mantendrá informado al momento de todo lo que ocurre en Marketing Digital.
Estamos comprometidos con la calidad de nuestros contenidos para aportar valor a todos nuestros lectores.


CONTACTAR



Conoce a nuestros Autores



Newsletter


Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies