Los 10 pecados capitales del Marketing y Cómo el Marketing Online los soluciona

Jorge Ortega4 septiembre, 201712min14890
pecados-capitales-marketing.png

Si pensamos en la creación de un buen plan de marketing online, debemos tener en cuenta cómo vamos a integrarlo con el plan de marketing general.

Se trata de una colaboración entre planes, en el que el plan digital ha de llegar a dar respuesta y cobertura allí donde el plan genérico no llega, o si llega lo hace de forma ineficiente o indefinida, hablo del típico: Mato moscas a cañonazos.

La tecnología es parte de nuestra vida diaria y para tener éxito con nuestros planes, hay que unificarlos en uno solo.

Vamos a ver pues cómo optimizar las tareas del plan de marketing general desde el marketing online.

Los diez pecados capitales del marketing

El plan de marketing digital deberá ayudarnos a evitar las ineficiencias de los planes generales, que según Philip Kotler, estas ineficiencias las podemos resumir en:

 

1.      La empresa no está suficientemente focalizada en el mercado y orientada hacia el cliente.

Focalizarse en el mercado y orientarse hacia el cliente es la mejor estrategia, si nos enfocamos en el producto fácilmente llegará otro con mejores prestaciones. A través de los estudios de mercado digitales podemos saber que productos se están demandando y las especificaciones mejor valoradas por los usuarios.

Ej. Sobre constructoras inmobiliarias: Construye las viviendas que se venden, no vendas las viviendas que construyes.

 

2.      La empresa no conoce bien a sus clientes.

Para llegar a conocer bien a los clientes, no hace muchos años, se podían crear encuestas y con varias técnicas conseguías reunir datos. Unas prácticas carísimas por el coste de ejecución y máxime cuando normalmente las personas mienten en esos supuestos, por condescendencia, urgencia, etc.

Ahora gracias al marketing online podemos situarnos en el mismo centro del entorno del consumidor a través de redes sociales, foros y Google en general, ya sabemos sus preferencias y anhelos.

 

3.      La empresa no controla a sus competidores.

Volvemos al coste de controlar a los competidores, prácticamente solo sabíamos de sus planes usando especulaciones y espionaje industrial, también podíamos adquirir sus productos una vez puestos en el mercado, pero para entonces ya puede que hubiéramos perdido ese tren.

Nada más fácil hoy en día que monitorizar a la competencia puesto que está en el medio digital, y si somos del mismo ramo podemos casi adivinar los siguientes pasos o hacia donde va. Y sino tampoco es tan difícil maniobrar en el último momento mejorando a la competencia una vez que ella haya testado y validado el mercado. (La técnica de la liebre)

 

4.      La empresa gestiona mal su relación con los grupos de interés.

Entendemos a los grupos de interés de la empresa, como a todos aquellos grupos que se ven afectados, directa o indirectamente por el desarrollo y devenir de la empresa. Clientes, accionistas, trabajadores, inversores, proveedores, etc.

Las relaciones con cualquier grupo de interés que afecta a la empresa, es hoy día personalizada e inmediata gracias a las posibilidades de gestión que nos ofrece el plan de marketing digital.

 

5.      A la empresa no se le da bien encontrar oportunidades nuevas.

Es el momento de las tendencias. Se decía que las grandes compañías creaban necesidades para luego comercializar. Yo no estoy muy de acuerdo con esa afirmación, más bien detectaban las necesidades y creaban la ilusión de alcanzar una parcelita de felicidad si cubríamos dichas necesidades con sus productos.

Las necesidades siempre están ahí, y cubrirlas en el momento oportuno es más que posible si estamos atentos a lo que dicen y consumen nuestros clientes, a los clientes de nuestra competencia y a los éxitos o tropiezos de competidores. Una tendencia es una manifestación incipiente de algo, de lo que podemos estar al día en el momento que ocurre y monitorizarlo todo a través del marketing online.

 

6.      El proceso del plan de marketing de la compañía es deficiente.

Para conseguir un buen plan de marketing integrado (tradicional y digital) tenemos que planificarlo, dotarlo y ejecutarlo con el coste adecuado, y mejorar el ROI con cada revisión.

Con las dificultades, altos costes e inexactitudes de las metodologías tradicionales era casi imposible que el plan de marketing no fuera deficiente desde el punto de vista de algunos grupos de influencia.

Hoy día al integrar las técnicas digitales de investigación de mercados, productos, clientes, etc. Nos acercamos mucho más a la eficiencia, que no a la efectividad que primaba en el pasado. Y como sale bastante más barato podemos afinar o realizar un plan nuevo cada año y mantenernos en sintonía con el ritmo de la sociedad.

 

7.      Deben reforzarse las políticas de productos y servicios de la compañía.

En primer lugar está la conceptualización, le siguen: la clasificación, gama y línea de productos y/o servicios, ciclo de vida, modificación, desarrollo de nuevos productos, estrategias y decisiones.

Al conceptualizar el producto se tienen en cuenta las expectativas y necesidades llegando así a la satisfacción del cliente, conceptos que se aclaran desde el principio en la investigación de mercado con el marketing digital.

Clasificación, gama de productos, modificaciones, estrategias de penetración y desarrollo, y decisiones sobre el marketing mix, todas sus políticas son fácilmente reforzables tomando como referencia los datos que nos arroja el marketing digital.

 

8.      Los esfuerzos de creación de marca y de comunicaciones de la compañía son débiles.

Branding corporativo y la voz de la marca son relativamente fáciles de trabajar con el Social Media en comparación con las metodologías del pasado.

Los presupuestos para trabajar estas áreas son muy inferiores a los de antaño y la repercusión y crecimiento conseguido tampoco tienen comparación con el pasado. En el buen o mal sentido, lo digital tiene esa pega, que como lo hagas mal la repercusión es grande igualmente.

 

9.      La empresa no está bien organizada para llevar a cabo el marketing.

Pues no sé qué deciros en este punto… Tampoco es que actualmente la mayoría de las empresas estén que salen en organización para llevar a cabo el marketing digital, tal vez porque estamos saliendo de una crisis brutal que nos ha sumido en una economía de guerra.

Antes los gerentes llegaban desde la rama de economía y muchos se sustituyeron por los que llegaban de los recursos humanos, creo que a los de marketing que llegan de la investigación de mercados (Yo mismo fui de esos) habría que cambiarlos por los nuevos Full stack marketers.

Full Stack Marketers (Un término nuevo que viene de los developers front&backend combinados, y que ya veremos si cuaja, significa que tiene conocimientos de ambos tipos de marketing y unas cuantas habilidades de dirección y gestión además de otras.)

 

10.      La empresa no ha utilizado la tecnología al máximo.

Entiendo que este último punto es difícil que no se cumpla hoy día, tal vez se pueda cambiar por La empresa no ha utilizado correctamente la tecnología en cuanto a la ejecución del plan de marketing digital.

Somos tecnológicos al máximo nivel, por lo menos y en su mayoría, desde los diez años hasta los que cumplen los cincuenta y tantos, y es que se dice que el mundo está pensado para la franja de entre 30 y 50 años coincidiendo con su máxima época de consumo a lo largo de su vida.

 

Conclusión:

Cuando las estrategias y acciones de un plan de marketing se desarrollan en un entorno puramente digital, podemos decir que es un plan de marketing online o digital. Cuando lo integramos con el plan de marketing tradicional de la empresa, podemos llamarlo plan de marketing blended, es decir, mezclando actividades offline y online.

Como veis un plan de marketing digital fusionado con la estrategia de marketing general de una empresa, es mucho más que técnicas y tácticas en el mundo online.

Gracias a la realidad digital y a la transformación o incorporación de técnicas online, un plan de marketing lo podemos realizar más eficiente y más barato para un producto, un servicio, una marca, o toda la actividad de la empresa, y desde 1 mes hasta 1 año (máximo).

 

Gracias a Shutterstock por la imagen de portada

Jorge Ortega

Consultor para la transformación digital y marketing online. Gestionando proyectos digitales para la empresa.


Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies