Cuestiones previas a la decisión de montar tu Tienda Online

Cuestiones previas a la decisión de montar tu Tienda Online

La transformación digital alcanza a todos los sectores. Si una industria tan tradicional como la bancaria puede lanzarse a este ecosistema, tu también puedes hacerlo.

Además, el desarrollo de la economía API puede ayudarte a integrar funcionalidades de otras empresas en tu tienda online y ofrecer contenido de valor sumamente interesante.

El único límite es la imaginación.

Así, a la hora de lanzar tu negocio piensa en algo disruptivo. Como he comentado, el futuro de los negocios vendrá fomentado por la economía API (Interfaz de Programación de Aplicaciones).

Está, en resumidas cuentas, consiste en un conjunto de subrutinas que permite que un producto o servicio pueda ser utilizado por otro software.

A la hora de crear tu tienda online, el único límite es la imaginación #eCommerce Clic para tuitear

De este modo las posibilidades de ofrecer contenido de valor se multiplican. Hootsuite, por ejemplo hace uso de las API de distintas redes sociales para permitirte programar tus publicaciones.

El turismo es uno de los principales sectores que más pronto a comprendido el poder de utilizar de este modo el trabajo de otros y no es raro encontrar en un portal de viajes, la posibilidad de contactar con empresas de transportes o contratar experiencias, además del viaje.

Ya sea porque quieres trasladar tu negocio offline al entorno online o que pretendas empezar desde cero, hay una serie de requisitos sumamente importantes que debes tener en cuenta a la hora de montar tu ecommerce.

Dale una vuelta al modelo de negocio

Obviamente hay que decidir qué mercancías vamos a vender, si se trata de bienes físicos o de infoproductos, pero uno de los aspectos más relevantes es el de definir el cómo.

Podemos disponer de un inventario propio, utilizar dropshipping o decantarnos por algún programa de afiliación.

Frente a los gastos asociados al inventario propio (aunque tiene innumerables ventajas y lo ideal es controlar uno mismo este aspecto para no tener que depender de terceros).

El dropshipping consiste en vender al por menor pasándole el pedido directamente al proveedor mayorista, que se encarga de el envío, sin que el minorista tenga que hacerse cargo de los bienes.

Por su parte, el marketing de afiliación es una de las opciones más usadas para montar una tienda online, sobre todo a través del programa de afiliados de Amazon.

Es similar al dropshipping, solo que la venta se realiza desde la plataforma del proveedor y los márgenes tampoco son muy altos. En Amazon la comisión por los productos vendidos oscila entre un 1% y un 10%.

El modo de monetización de un negocio va mucho más allá de simplemente decir que vas a vender unos productos o servicios. Es importante detallar algunos aspectos más complejos: si va a consistir en un modelo de suscripión, freemium, B2B, o cuales serán las formas de pago y de envío, etc.

Entre los modelos de negocio se encuentran la suscripción recurrente, afiliación, publicidad, peer to peer, cocreación, premium, entre otros.

Además, es posible mezclar modelos con el objetivo de hacer nuestro negocio aún más rentable, como la suscripción (la meta siempre es tener clientes recurrentes) y el premium (ofreciendo ciertas ventajas a los usuarios que se suscriban).

La publicidad suele suponer un medio de ingresos adicional para los negocios pues no resulta muy efectiva si no tienes un número suficiente de visitantes.

Elige una plataforma y un hosting adecuados, no los más baratos

Este aspecto depende de varios de los factores definidos en el punto anterior. El catalogo de productos es esencial a la hora de decidirse por plataformas como WooCommerce, Prestashop o Magento y cada uno tiene sus ventajas y sus limitaciones. Para proyectos mayores, WooCommerce puede no ser suficiente.

En cuanto al hosting, no solo hay que tener en cuenta la velocidad (para ofrecer una experiencia satisfactoria al clliente), la capacidad de almacenamiento o la atención al cliente (si está en tu idioma o si se realiza mediante tickets, etc) de las distintas compañías, sino también las dimensiones de tu proyecto.

Además, es posible tener un hosting compartido (la opción más común), un alojamiento dedicado (para proyectos más complejos) o una VPS.

Por su escalabilidad yo prefiero montar una VPS desde la que poder gestionar varios proyectos y donde los recursos y el ancho de banda se ampliarán a medida que vayas creciendo. Lo malo, como siempre, es el precio.

Imprescindible un plan de marketing

Debes realizar un profundo estudio de mercado que analice la competencia así como a tu público objetivo.

En este aspecto no está de más hacer un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) de tu proyecto y construir un par de buyer personas para focalizar las acciones, el mensaje y el objetivo y poder determinar las KPIs.

Una vez creada tu tienda, lánzate a promocionarla. Trabaja el SEO, las redes sociales, realiza campañas de emailing y envía notas de prensa. En definitiva, pon en práctica las acciones que se desprendan de tu plan de marketing.

Es muy importante estar atento a las métricas para poder optimizar nuestras campañas y ajustarlas a nuestros objetivos.

Si necesitas ayuda con este punto, échale un vistazo a algunos de los artículos de esta revista para descubrir a algunos de los magníficos profesionales que pueden echarte una mano.

Cumple con la ley

Has de cumplir una serie de requisitos legales e incluir en tu web un aviso legal, política de privacidad, política de cookies y, por último, las condiciones generales de contratación.

El aviso legal es obligatorio para todas las páginas web desde la cual se realiza alguna actividad económica y se ha de realizar de acuerdo al artículo 10 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI).

La política de privacidad es obligatoria en cualquier página donde se recojan y traten datos personales.

Las condiciones de contratación son obligatorias para aquellas páginas web que, como es el caso, estén destinadas a actividades de contratación electrónica.

Además, como seguramente hagas uso de cookies no exentas, como la de Google Analytics, debes incluir una sección dedicada a la política de cookies.

Calcula el presupuesto

Por último, es necesario señalar que cualquier negocio supone una inversión y crear una tienda online no es una excepción.

Haz un inventario con los activos y pasivos para conocer el balance de situación de tu negocio Clic para tuitear

Por eso, si quieres tener todo controlado, será imprescindible crear una partida presupuestaria que incluya todas las herramientas necesarias (dominio, hosting, TPV, módulo de pago, etc), así como calcular las mercancías que requerirás.

Tampoco es mala idea realizar un inventario con los activos y pasivos para tener una idea del balance de situación de tu negocio.

Aunque se trata de un cálculo estimado, es difícil que la inversión baje de los 1.000 euros, a menos que sepas llevar a cabo todas las tareas por tu cuenta, incluida la programación, en cuyo caso el presupuesto podría reducirse a la mitad.

Ten en cuenta, además, el trabajo que te costará sacar tu ecommerce adelante y que te obligará a dedicarte en tiempo y alma, ya que se trata de un empleo más.

 

Daniel Rodriguez-Peral

Daniel Rodriguez-Peral

Licenciado en Filosofía y Graduado en Economía y Másters en Marketing Digital y Periodismo, he trabajado de responsable del área de marketing en agencias de publicidad, como reportero y asesor autónomo, especializado en economía digital y comercio electrónico. Co-creador del blog de leyes digitales y emprendimiento MarketingOnLaw.es

Sígueme en Feedly

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR