Si como yo, disfrutas de las ventajas e inconvenientes de trabajar desde casa, te interesará este post en el que te cuento cómo puedes ser más productivo. Te adelanto que estos consejos que te doy te los cuento bajo mi experiencia trabajando como freelance de marketing online y diseño web desde mi casa. Puedes deducir entonces que cada persona es un mundo, cada trabajo es un mundo, cada casa es un mundo, etc, etc…

Para mí, lo primero y más importante en mi trabajo es sentirme a gusto. Se cae de su peso, ¿no?

Pues bien, aunque estemos en casa, también tenemos que sentirnos cómodos y felices con nuestro trabajo. Así que tienes que tener esto muy en cuenta si te estás planteando comenzar a trabajar desde casa o ya lo estás haciendo pero ves que no eres todo lo productivo que quisieras.

No te voy a contar las ventajas e inconvenientes que tiene trabajar desde casa porque seguro que o ya las conoces por tu propia experiencia o has leído mucho sobre ello. Bajo mi punto de vista, las ventajas superan a las desventajas, eso sí, tienes que saber organizarte y lidiar para que esos días de baja productividad no se conviertan en costumbre.

 

Allá vamos, estos son mis consejos para mejorar tu productividad si trabajas desde casa, y al final puedes encontrar la infografía

1.    En la medida de lo posible, ten tu lugar de trabajo separado de tu zona de descanso


Sí, sí, ya sé lo que me vas a decir y por eso he puesto “en la medida de lo posible”, sé perfectamente que no siempre se puede tener una habitación destinada a despacho.

Pero no me refiero concretamente a tener una sala separada de todo para tu despacho. Me refiero como mínimo a un rinconcito de la casa para tu trabajo. Ese rinconcito en donde tendrás tu escritorio, tu ordenador, tu silla, etc.

2.    Destina ese lugar de trabajo únicamente para el trabajo


Este segundo punto se complementa con el primero. Este rinconcito/habitación/mesa de trabajo únicamente la utilizarás para trabajar. Nada de comer ahí, nada de jugar a la play o al ordenador ahí, nada de tener la silla llena de ropa, etc.

Sobre todo si no tienes la suerte de tener una habitación únicamente destinada como despacho, es importante que cumplas a rajatabla este punto.

Es importante que tu mente sepa que ahí se trabaja, no se hace ninguna otra cosa.

3.    Ten tu escritorio y tu despacho ordenado


Yo soy una fanática del orden y la organización, lo reconozco. Esto me ayuda muchísimo a la concentración, a centrarme en mi trabajo y no distraerme. Por tanto, para mí este punto es importantísimo.

Sin embargo, reconozco que hay personas que trabajan tan tranquilas y tan productivas en una mesa llena de libros, suciedad, desorden… Bravo por ellas, porque saben concentrarse y cumplir objetivos en cualquier parte y bajo cualquier situación. Pero no es mi caso.

Si eres como yo y necesitas ordenar tu despacho y mesa de trabajo, te recomiendo que lo hagas al acabar la jornada, no al iniciarla al día siguiente. Aunque te de pereza apenas tardarás 5 minutos y al día siguiente lo agradecerás, ya que te levantarás y a continuación te pondrás a trabajar sin distracciones.

4.    Madruga


Este punto también es subjetivo. Depende de cuál sea tu mejor horario para trabajar. Yo soy de mañanas, lo que más me cuesta en el mundo es ponerme a trabajar después de almorzar… Como buena andaluza (aunque no me gusta dormir la siesta) necesito reposar tranquilamente una horita después de comer.

Y puedo hacerlo porque me levanto tempranito para luego tomarme las tardes con calma.

5.    Ponte un horario, crea una rutina


Independientemente de que madrugues o no, de que trabajes por las noches o no, debes ponerte un horario.

“Pero Leonor, soy freelance, se supone que puedo trabajar a la hora que quiera”. Y puedes, pero estamos hablando de productividad. Si quieres ser productivo debes acostumbrar a tu cuerpo a un horario fijo todos los días.

Está claro que sí, somos autónomos y si queremos cogernos un día para nosotros o trabajar a cualquier hora, podemos hacerlo, pero no debes hacerlo habitualmente.

Si planeas un día trabajar 2 horas por la tarde, al otro 5, al otro una solo por la mañana, al final tu mente y tu cuerpo no sabrán qué está pasando, no te vas a concentrar y por supuesto no vas a ser productivo.

De nuevo sé lo que me vas a decir: “Pero a veces tengo muchas reuniones y no puedo ponerme un horario fijo todos los días”. Lo sé, pero puedes intentar programar todas o casi todas las reuniones un día concreto y dejarlo como “día de reuniones”, programar las reuniones siempre a una misma hora, etc.

6.    Descansa mínimo una vez cada dos horas, al menos 5 minutos


En este punto, en lo referente a cuánto tiempo descansar, hay numerosas teorías. Yo he probado varias alternativas: trabajar 30 minutos y descansar 5, trabajar toda la mañana seguida, etc., y finalmente mi cuerpo me pide descansar cada 2 horas más o menos.

Aunque estemos muy concentrados y digamos “Uf, no puedo pararme ahora” intenta callar esa voz interior y descansar aunque sea 5 minutos: ve a por agua, asómate a la ventana, come algo…

A mi este es el punto que más me cuesta cumplir, lo reconozco. Si bien algunas veces soy de las de “Uf ahora no puedo pararme”, otras soy de las que cumplo con mi palabra pero luego me cuesta sudor y lágrimas volver a ponerme…

Tienes que echarle paciencia, ponte una alarma, usa Google Calendar, etc.

7.    Si eres una persona que recibe muchos emails o muchas llamadas de teléfono, ponte un horario para contestar


Si no te estarán interrumpiendo constantemente. En mi caso, no es mucho el agobio de emails y llamadas que tengo, pero por poco que sean distraen. Y también de esta forma haces saber a tus clientes cuál es tu horario de “atención al cliente” y que no les atenderás fuera de él.

8.    Organiza tus tareas y objetivos


Ya sea utilizando Google Calendar o cualquier otra aplicación, o incluso de manera “analógica”, debes escribir todo lo que tienes que hacer. Para no dejarte nada por hacer y también por la satisfacción que produce el hecho de acabar tareas.

Te aconsejo que utilices herramientas y aplicaciones para organizar tus tareas. Sin duda, se convertirán en tus aliados para mejorar la efectividad y productividad de tu dia a dia.

Sí, has leído bien. Yo me apunto hasta la más mínima cosa que tengo que hacer, porque tengo muy mala memoria. Pero es que también, cuando voy haciendo todas las tareas y veo toda mi agenda llena de ✔ que indican que voy cumpliendo objetivos, me produce una gran satisfacción y me hace ser más productiva con mi trabajo.

De hecho, cuando tengo una tarea que me va a ocupar todo el día y no tengo casi nada más apuntado en la agenda, necesito dividirla para ir cumpliendo mini sub-tareas dentro de esta tarea principal.

9.    Trabaja algún día fuera de casa o fuera de tu despacho


Si conoces más compañeros en tu misma situación y tu tipo de trabajo te lo permite podéis trabajar alguna vez juntos en una biblioteca, cafetería, etc.

Yo alguna vez también me doy el “lujo” de trabajar desde el salón con el portátil. Es una manera de darte un capricho y cambiar de aires.

Ahora bien, como hemos dicho antes, no lo conviertas en costumbre. Estamos hablando de una vez a la semana o una vez cada dos semanas, alguna hora, no todo el día.

10. Vístete como si tuvieras que ir a la oficina


Sí, este truco o consejo, o como quieras llamarlo, a mí me ha servido muchísimo. De hecho lo leí hace mucho tiempo en varios posts y pensé: “¡Anda ya, cómo va a influir que lleve unos vaqueros o el pijama para mi productividad!” Pues sí, influye muchísimo.

Al igual que el hecho de que tu despacho esté separado de tu zona de descanso para que tu cerebro sepa que estás trabajando, tú también debes estar vestido como si fueras a salir de casa a la oficina.

11. Mantente alejado de las Redes Sociales y el WhatsApp


Consulta las Redes Sociales y contesta los whatsapps solo en tus minutos de descanso. Si te dedicas a las Redes Sociales como yo, esto te costará más pero debes evitar caer en las garras del salseo y utilizarlas solo para trabajar.

12. Termina tu jornada organizando las tareas del día siguiente


Al igual que dejar el despacho recogido para el día siguiente, dejar las tareas predefinidas, te ayudará a empezar la jornada al día siguiente de una manera mucho más productiva y organizada.

13. Ponte música para mejorar tu concentración


Este consejo también es subjetivo, hay quien se concentra mucho más en silencio o quien le gusta trabajar escuchando un podcast o la radio, y los que preferimos la música. Yo tengo varias listas de reproducción en Spotify y voy cambiando según lo que me apetece cada día. Me ayuda muchísimo a despejar el ruido exterior y a mejorar mi concentración.

 

Y hasta aquí mis consejos y trucos para ayudarte a ser más productivo si trabajas desde casa.

INFOGRAFÍA


Consejos y claves para mejorar tu productividad si trabajas desde casa-INFOGRAFIA

 

Sin embargo, ya te aviso que siempre tendrás días buenos y días malos, no puedes frustrarte si un día estás poco productivo, intenta destinarlo para tareas más metódicas, para las cuales no necesites estar al 100% creativo y concentrado… y mañana será otro día.

¡Cuéntame en los comentarios tus trucos para mejorar la productividad en tu trabajo!

 

Imagen de portada ( multitasking) gracias a Shutterstock

Diseñadora web y experta en Marketing Digital y Social Media. Amante de la música, la informática y las nuevas tecnologías. Actualmente haciéndome un huequito en el mundo online con mi blog leonorcanuelo.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Quieres acceder a la experiencia de un mentor que te guíe y acelere el éxito de tu proyecto?

Solicita gratis información personalizada para tus necesidades

ya estamos preparando tu información!